miércoles, marzo 28, 2007

254: El Tractor de Noche


Abajo estaban los tres frente a la pantalla con los ojos tragando imágenes y los oídos atorados de estúpidos comentarios. Las imágenes se repetían para atrás y adelante hasta detenerse en el punto en que la bola ocupaba el primer plano con el máximo tamaño. Se veían las letras de los titulares de los diarios, patas para arriba y de cualquier forma, Las irregularidades del papel mal pegado…Era la Bola de Manuel! Chupada por la lente hasta que todos reconocieron algunas marcas particulares que ya le conocían.

-Los expertos suponen que serían naves teledirigidas –decía la voz por los parlantes y agregaba- a juzgar por la total carencia de cristales.

El Dengue se rió, tenía la memoria llena de las cosas hermosas que había visto desde arriba y ahora esa voz del señor que fuera siempre el dueño de la verdad, venía a decir esa pavada! Con razón a él le había dado por la bebida como a otros por romper vidrios y correr. Es que se daba cuenta que el mundo está dominado por un montón de mandapartes que se juntan para hacerte creer que saben mucho, aunque sepan pero no tanto. Y al final qué importa!

Manuel preguntó si habían pasado opiniones de la gente justo cuando la pantalla se llenó con la cara flaca de un hombre.

-Ah. De estos…si habré visto cuando andaba con el tractor de noche. Las luces que se corrían. Esto no es nada!

-Tenemos que hacer algo para que se den cuenta de que no son ovnis.

-Sacar las manos y saludar? –preguntó Dengue.

-Algo así! ¿No será peligroso?

-No. ¡Qué va a ser…!

Cholo no estuvo de acuerdo. Podrían seguir pensando que eran ovnis manejados por unos seres con manos. Tendrían que aterrizar y hablar con la gente.

Ni Manuel con Cholo.

-Antes tenemos que hacer mucho más bulla. Hacer que todos crean que tenemos miles de bolas, ja,ja …los otros también van a creerlo.

-Quienes?

-Los milicos del gobierno…Nos van a empezar a respetar…

Con lo que se engañaba Manuel lastimosamente, porque mientras eso él decía, en algunos despachos del ministerio de defensa algunas mentes escribían mentalmente en clave una consulta sobre las posibles causas de esta sorpresiva ola de naves “trans”, que de paso sería un reporte de todos los casos registrados, aspecto de la nave, velocidad aparente, maniobras y direcciones inicial y final. Una vez terminada la redacción mental el portador sólo debía conectar su propio chip con la torre de la computadora. Terminado.

(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)


Technorati Profile



Literature Blogs - Blog Top Sites
Publicar un comentario