viernes, diciembre 08, 2006

148: Los Golpes de la Risa

Cuando Manuel subió hasta la cocina a avisar que Trum u Porum estaban de vuelta, allí el trabajo había concluido y sólo faltaba bajar el montón de cosas que constituían el refrigerio, que a esa hora iba a ser más bien un desayuno. Ernesto y Magda aprovecharon para cargarlo con todo lo que pudieron, la bandeja de las tostadas, la manteca y la mermelada más la gorda y humeante tetera. Ernesto iba a bajar la jarra del licuado de macachines y la caja de sorbetes. Magda el azucarero y los sobres de té de repuesto.
Mientras acomodaban tantas cosas en adecuadas manos Manuel se puso a mirar por la ventana lo que el incendio había dejado del paisaje. Restos apenas del bosque, como erizos carbonizados, que ya empezaban a disgregarse para iniciar una vez más el eterno proceso de muerte y renacimiento. Era feo lo que veía y feo también lo que sin querer imaginaba como el futuro más probable, el inmediato, a medida que esa guerra siguiera por el camino que toda guerra sigue, más allá de los planes o de las intenciones.
Lo ayudaron a mejorar el equilibrio de las cosas en la bandeja e iniciaron los tres el regreso que debía ser cuidadoso y lento. Porque sólo con mucho cuidado iba a ser posible llevar indemnes toda esa pila de cosas movedizas por el patio, subir al brocal del pozo, bajar por la vieja escalera de troncos y embocar por el declive de 45 y bajar por él; manteniendo siempre la bandeja horizontal sostenida en una mano y la tetera llena de té caliente en la otra.
Abajo encontraron a Giorgionne mirándose a los ojos, muy cara a cara, con Trum Urum, quien le estaba enseñando a hablar. Se enseñaban mutuamente… Todos vieron que Giorgionne se había tomado un mechón de pelos –de los que le quedaban—y decía sonoramente “PELO” a lo que Trum respondía tomando entre sus labios un propio mechón del costado y pronunciando claramente el sonido “TRUTRU” con intencionada lentitud. Luego vino el intercambio. Giorgionne repitió a su modo varios trutrus y Trum desencajó su pequeña boca para tratar de que la sílava “pe” sonara medianamente parecida. Los humanos encontraron todo eso muy divertido y tal vez los Tucus también, aunque no reían…
Le preguntaron a Ernesto cómo era que reían y Ernesto tuvo que confesar no saberlo. Dijo que los había visto contentos, cariñosos y hasta en alguna ocasión enojados, pero nunca riendo. No sabía si se reían.
-Recuerdo un día que les convidé con un licor que hice de macachines. Ese día estuvieron muy contentos y humoristas…Hasta remedaban mis gestos y manera de hablar, pero no reían…
Trum le interrumpió poniéndose adelante y comenzando a darle golpecitos con el morro de su nariz en el pecho al tiempo que repetía una y otra vez “TRULULUM”, “TRULULUM”.
Magda exclamó:
-¡Reír se dice trululum y se hace pegando golpecitos con la nariz en el pecho!
-¿Se dan cuenta?—dijo Ernesto—Magda ha encontrado todas las respuestas… Pero además Trum ha estado entendiendo nuestra conversación todo el tiempo!
-¿Entonces antes se haría el boludo?
-No, hace tiempo que querían aprender. Me lo habían dicho. Ellos aprenden rápido y sólo de escuchar. Tienen oído de tísico y memoria de rencoroso…
Trum volvió a golpetear el pecho de Ernesto con renovada insistencia hasta que Ernesto comprendió su intención.
-¡Claro! Me está haciendo recordar de aquel día de la mamuma con licor. Ellos estuvieron todo el tiempo pegándome esos golpes que yo no entendía. ¡Estuvieron riéndose todo el tiempo!


Technorati Profile

Publicar un comentario