lunes, agosto 21, 2006

47 - Nieve sobre Buenos Aires

Al rato estaban tomando medidas… Estimando medidas al más o menos desde aquí hasta la silla, ahí, no un poquito más, corré el pié, ahí, justo! ¿Cuántos metros serán? Y después la bajada, porque también las manchas de humedad bajaban desde… Bueno se supone que la cañería viene por encima del fogón pasando por las canillas y después…
-No Manuel, no se puede trabajar así! Tenemos que ir a la casa y medir bien.
-¡Ya está, no rompas los huevos que ya esta! Son cinco metros de caño lo que hay que cambiar… ¿Cuánta plata es?
-Esperá que anote…Cinco metros de caño… Ahora hay que ver cómo es el recorrido, cuántas esquinas tiene…
-Y la mano de obra. ¿Cuánto días nos llevará?
Julieta les avisó que la polenta estaba pronta. Manuel fue a buscar pan y queso rayado al almacén y volvió enseguida pero con otra cara. Había visto un cartel del toque de Maldonado que lo anunciaba para el sábado 5 de Agosto, así que…hoy debía ser lunes 7…Pero no era lunes 7, era jueves 3. ¡El toque de Sordura iba a ser pasado mañana! Y él estaba acá! ¿Cómo podía ser que llegara para el sábado y además…bajándose de la bola y de la puerta de vaivén en la Playa Mansa y antes… A no ser que fuera por sus propios medios pero en ese caso como también iría en la bola, se iban a encontrar los dos Manuel al mismo tiempo en la sala! Y eso no había ocurrido, porque él no recordaba haberse visto. Señal de que él no iba a ir por sus propios medios y entonces…claro! En la sala sólo iba a estar el otro Manuel y él estaría acá o en otro lugar. Dos lugares, como ya lo había pensado. Pero no! Cuando lo del toque en Maldonado él había estado comiendo los fideos acá en lo del Rulo, o sea…ayer. Tres lugares! No, dos. Al mismo tiempo sólo en dos porque aquí estuvo el miercoles, que fue cuando la bola lo llevó y después en sueños lo había traído de nuevo…¡Había estado viajando en el tiempo! ¡Igual que El Eternauta! Ahhhh!!!!
-Se te enfría la polenta, Manuel ¿En qué estás pensando?
-Nada… ¿Ustedes creen en El Eternauta?
-Sabés qué, Primo? A todo le metemos un poco más por las dudas…un par de metros de caño…un día más…
-¿Éter qué?
-Un día para picar alcanza, pero le ponemos dos…
-Era una historieta… De una nieve que caía en Buenos Aires…
-Y cómo vamos a creer en una historieta?
- …cortar caño y roscar…será medio día, le ponemos uno entero…
-No, pero digo, ¿les parece que podría ocurrir?
-Y antes de revocar tenemos que probar todo, no sea que hayan pérdidas…
-¿Qué pueda caer nieve en Buenos Aires, decís?
- Ahora fijate que esa gente va a querer pintar toda la cocina, después…
-No, El Eternauta viaja en el tiempo…
-Cuando terminemos los podríamos tantear para ver si nos dan a nosotros también la pintura. A mi me quedó bárbara la casa de al lado del parador…
-¿Cómo se va a poder viajar en el tiempo? Eso es una fantasía!
-No te parece, primo?
-Claro, pero…¿Y si ocurriera?
-¿ME ESTÁN ESCUCHANDO USTEDES?
Julieta se sintió un poco molesta por el tono de aquello que el bestia del Rulo había casi gritado. Se lo dijo todo. Todo el chorizo de las etapas de la obra repetido con pelos y señales. Porque no era cosa de que hablara Rulo siempre de lo que quisiera y los otros escucharan. Por eso se lo repetía, para que viera que le daba la cabeza y le sobraba para escuchar su conversación y escuchar diez conversaciones más!
Publicar un comentario