jueves, mayo 24, 2007

306 Tres Angeles Caídos

Todo se volvió muy confuso. Cuando salieron al espacio se encontraban debajo de una lluvia de padrenuestros que caían como meteoritos y ya habían aplastado por completo la Villa los Dogones. Algunos se metieron para adentro pero la bola de Manuel no respondía a sus órdenes reiteradas. Enseguida Mandinga, que venía para el mismo lado, le gritó pensando, que se fijara en lo que traía arrastrando atrás. Que se desprendiera de las cinco burbujas mientras él distraía a los angelotes.
Pensó Manuel que más bien le hubiera dicho cómo deshacerse de las burbujas y su contenido. Qué carajo! Si los bajaba a tierra iban a perecer bajo los rezos. Si los dejaba flotando solos, iban a reventar en el aire como pompas de jabón. Debía pensar una solución y al mismo tiempo mantener media cabeza en comunicación con las cuerdas de la bola, sentir los padres que se acercaban y mantener esa vibración que los desviaba.
También saber que Mandinga iba a los gritos trepando altura a las gambetas cada vez más cerca de la flotilla que se estaba abriendo por el medio no para dejarle pasar sino para encerrarlo cuando llegase, entre dos mandíbulas. Por eso dejaron de bombardear y se acomodaron en abanicos lamiéndose de expectación. Mandinga casi entro en el ojal y eso creyeron los brillantes, pero a último momento cuando ya iba entrando hizo varias vertiginosas maniobras que activaron enloquecidamente los disparadores mentales mientras él bajaba saliéndose de las líneas de tiro de las dos alas que ahora se estaban disparado entre sí.
Cayeron tres ángeles abollados cerca de donde Manuel acababa de dejar los prisioneros con burbuja y todo. Entonces levantó la atención a la batalla, para ver qué otra travesura inventaba Mandinga ahora que volvía a carcajear. Fue cuando un fulgor le encegueció desde lo alto, por detrás de los novatos que habían mandado a borrar la casa del demonio. El fulgor de los arcángeles! Manuel supo que debía retirarse. Se unió a la mirada de Magdalena y enseguida se metieron en el punto.

(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)

Technorati Profile

Publicar un comentario