lunes, abril 16, 2007

272: ABELARDO

Es mi manera de ser, media rara, media desprolija… Porque a mi no me sale nada como a los demás. Como el pato, un paso y una…y después otra y otra más…Hasta resulta cómico! A veces. Si no fuera tan seguido. Veo cosas que los otros no ven. Tropiezo con lo que se meta adelante y desparramo todo cuando me quiero levantar, como si fuera gordo y pesado, no…soy pelotudo nomás! Tiene razón el Rulo. ¿Será que la gente está todo el tiempo mirando si no tiene alguna cosa en el camino? Mientras habla o hace algo que mucho le embala…¿Cómo será vivir así? Y claro, después tienen todo ordenadito en la casa, cada cosa en su lugar….y te lo dicen de prima, tal cosa se guarda en tal lugar. Está claro que mi voz no es la más adecuada para eso pero… no, no, actor no me hubiera gustado ser, como si se naciera, aunque qué mierda se yo de eso si nunca me había puesto a pensar, las historietas son como una obra de teatro con actores chiquitos pero que de repente saltan de dentro del cuadro y parece que se te vienen encima…¿Me vería así el abuelo con ese aparato de…?¿Como un personaje de historieta…? ¿Me habría gustado a mi escribir y dibujar la vida de un personaje? Y ponerle obstáculos por delante y presentarle oportunidades para irlo llevando hacia lo que tenés escrito en el libreto?
¿Qué te hacés el vivo si ya sabés que lo sabemos! Que yo lo sé adelante tuyo. Claro que me hubiera gustado! Si cuantas veces me quedaba pensando entre cuadro y cuadro, con la revista en la panza y mirando la nada: “Ah, yo quiero inventar un personaje!” Y no me ponía a pensar si el personaje… Qué opinaba el personaje? Como cualquier otro. Aunque tuviese una vida de papel y tinta, el tipo…claro que tienen alma! Será de repente un pedacito del alma del escritor y un poquito del dibujante, porque el alma… ¿Tendrá un tamaño?
¿Qué por qué me río? Ya sé que te haz adelantado al pensamiento sobre que estamos en la misma situación, el personaje que yo he querido hacer y yo en manos de esos dos locos de arriba. Que se han de estar divirtiendo a mi costa mientras me miran con ese aparatito que no se por qué me imagino como aquella lata de galletitas con un vidrio redondo que tenía el abuelo. Los pelotudos, que en realidad me podrían ayudar a salir de todos esos líos en los que me han enredado. Empezando por Abelardo que hacía planes con mi vida antes de yo naciera. Y Oesterhel que… claro no me conoce más que por los cuentos que le haría el abuelo que se murió cuando mi gracia infantil lo tenía embobado. Me lo imagino. Mi nieto es super inteligente! ¡Mi nieto… Se habrá ido formando la idea de un personaje que ya venía extraño. Un pardo nieto de un viejo medio loco y científico que a los cincuenta compraba revistas viejas para completar aquella colección que el nieto terminó haciendo mierda. Pobre abuelo….Bueno que ni tan pobre! Que vivió toda su vida del modo que más le gustaba: Haciendo experimentos o leyendo historietas. ¿De qué viviría? ¡Nunca lo vi trabajando!
(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)

Technorati Profile

Publicar un comentario en la entrada