jueves, abril 05, 2007

261: LA ENERGÍA, VAYA COSA!

A Manuel, un escozor le recorrió desde los talones a la punta de los pelos pasando por los vellos de los brazos. De alguna manera lo que Mandinga decía era para él cosa ya sabida. Sospechada al menos y mantenida en la trastienda de lo que no se admite para poder conservar un poco de cordura. No quería dejarse llevar por ese tipo de pensamientos que se multiplican unos a otros hasta llegar a ese torbellino infinito que tanto se parece a la nada. Necesitaba pensar en cosas manejables. Esto es distinto de aquello. Aquello es parecido, pero no igual, a esto. Estas dos cosas son iguales. Pero no todo podía ser igual, ni si cabeza daba para tanto.
Cholo le sacó de las cavilaciones.
-Pero si la bola te da tantos superpoderes, ¿cómo es que a vos te derribaron?
Mandinga apenas mostró su enorme palma que bajaba hacia un costado. Era inútil intentar algo con este Cholo, mandinga rebelde al que no lograba seducir
con ni con los métodos más modernos. Uno de los pocos que bien merecía su sostenida paciencia.
-Explicanos, por lo menos, de dónde sale la energía para todo lo que hacemos con las bolas...
Mandinga lo miró un poco desconfiado de que le estuviera tomando del pelo. Había registrado un instante antes la mirada, esa rara y rápida mirada que Cholo había dirigido a Manuel yesto como pidiendo permiso para hablar en nombre de todos.
-¡Oh, la energía! Los números, las transformaciones... esas cosas que tanto les preocupa y por las que se matan y se pisotean. Son pamplinas, muchacho. Ya les he dicho que la energía está disponible siempre, sólo es necesario saber usarla, llamarla... Mis antepasados les hacían creer que ellos eran los dueños de esas cosas que concederían sólo a los que les adoraran adecuadamente... mis antepasados eran un poco mentirosos pero, la mayoría de los humanos adoran las mentiras, ser tratados como niños a los que se le moja el chupete con miel para que no lloren. Nosotros... no somos perfectos, nos hemos estancado en antiguas ceremonias que en un principio fueron la payasada teatral que alguno inventó para impresionarlos mejor. La especie de ustedes es joven y muchos humanos se están rebelando y animándose a pensar sin prejuicios, a sentir libremente, a borrar los libros sagrados, a pisotear el Paraíso y comerse todas las frutas... Los dioses han envejecido.

(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)

Technorati Profile


Literature Blogs - Blog Top Sites
Publicar un comentario