jueves, abril 26, 2007

280: LA REVOLUCION QUE QUERÍAS

Siguieron hasta la casa de Manuel. Todo allí era calma, salvo que se le había llenado el terreno de vacas sueltas que por suerte comían el pasto parejo aunque por desgracia después lo tapaban de bosta.
Se cruzaron con el Toba. Tanto tiempo. Anduvo gente buscándote, Manuel, pero no supe decirles dónde andabas. Qué gente. Y el Ferrari esa de allá abajo que tiene otro trabajo, me dijo, para encargarte. Andaba con la esposa muy preocupada por lo que ocurre en el país, esas luces iguales a las que anduvieron la otra vez por acá arriba, que yo te dije. Ellos dicen que son los de alcaeda y que todo se arregla con meterles plomo. El marido dice, no ella. Ella preguntó por dónde se te podría encontrar que no fuera en lo de tu primo Rulo. ¿Y vos qué les dijiste? Nada…qué les iba a decir si no se nada de por donde andás. Le dije que preguntara en lo de Luque que a veces vas… Y mirá vos las hermanas Bronté, tan recatas que parecían que con nadie hablaban, apenas si un saludo…. Fueron los ojos del Toba sobre la cara de Manuel a buscar contestación a la pregunta que no había hecho y que Manuel se había quedado esperando mientras rumiaba alguna salida graciosa. Sabés que ni me había dado cuenta de que estaba en pelotas, o algo así, pero Cholo le hacía señas con la cabeza para el costado de seguir la marcha. Hasta luego, Toba. Hasta luego.
Pasaron por el comité del frente que le hizo volver el cuello a Cholo para verlo otra vez como despidiéndose de tantas cosas vividas adentro. Discusiones a la madrugada y a veces vino cuando no era café negro. Manuel se percató de la añoranza de aquello días de generosa especulación sobre un mundo perfecto y pensó que nunca todos ellos habían tenido herramientas como ahora para llevar a la práctica las ideas, claro que… las cosas se habían vuelto bastante más complicadas.
-Ahora podemos hacer esa revolución que querías.
-¿Con las bolas…?
-Y sí…
-Tendríamos que tomar el poder.
-O disolverlo?
-Pero el poder no es el gobierno.
-Ya lo se.
-El poder debe venir del convencimiento de cada uno.
-¿Y no te haz fijado en cómo la gente nos sigue?
-…
-Nos falta explicar qué es lo que queremos.
-Y que la gente esté de acuerdo.
-Eso.



(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)

Technorati Profile

Publicar un comentario