domingo, enero 28, 2007

196: Interfiriendo las ondas.

Adentro no había mucho para ver a no ser las suaves curvas de la cartapesta todavía con olor a engrudo. La estructura misma había quedado disimulada, aunque libre, según explicó Julieta, para que pudiera vibrar a su antojo sólo influida por el peso en los lugares que ya Cholo había determinado siguiendo los planos de Abelardo. Sin embargo habían hecho algo no mencionado en ninguna instrucción. Tres ventanucos para ver hacia fuera que podían ser cerrados a voluntad con el mismo sistema de corredera que la puerta. No pudieron en eso vencer la más elemental idea de vuelo que tenían. Sin ver no habría manera de mantener un rumbo ni evitar estrellarse contra algo! Mandinga se rió desde el lugar del suelo en que se había sentado para probarlo.
-No son necesarios.
Todos lo miraron.
-Como no fue necesario poner refuerzos metálicos por debajo del piso. Se dan cuenta ustedes de que mis cien quilos de peso están siendo sostenidos por un laminado de papel de no más de tres milímetros de espesor?
Cholo se puso un poco pálido.
-¿Querés decir que esto es una cosa mágica…? Una ilusión…
-Ja, ustedes llaman mágico a todo lo que no comprenden. Sí, en ese sentido esto es mágico, el universo es mágico.
-¿Y por qué el papel aguanta tu peso?
-¿Querés comprenderlo para que deje de ser mágico? ¿Para que entre en tu cabecita? Bueno mirá… Abelardo no les dijo todo sobre este aparato. Esto no es una simple nave…es una discontinuidad del espacio tiempo lograda por un conjunto de resonancias negativas con las vibraciones principales del universo en el punto en que se encuentra la bola. Piensen en una cuerda tomada por distintas manos en sus dos extremos. Si una mano sacude la cuerda de arriba abajo, ese movimiento de sube y baja se trasmite a lo largo de la cuerda hasta sacudir el extremo sostenido por la otra mano. Pero si son las dos manos las que dan un sacudón a la cuerda, con el detalle de que una lo hace moviendo primero hacia abajo y después hacia arriba, mientras que la otra hace al revés, entonces en la mitad de la cuerda se van a juntar el sacudón para un lado que viene de una mano con el sacudón para el otro que viene de la otra…
-Si interferencia de ondas, -dijeron casi todos.
-Vieron que pueden entenderme?
-¿Qué…te entendimos?
-Que si en un punto del espacio podemos contrarrestar todas las vibraciones que nos vienen de ese espacio, entonces…estaremos fuera de él. Seremos un móvil al que el espacio no registra ni puede ejercer ninguna influencia sobre él.
-Y por qué el papel aguanta tu peso?
-Porque este aparato ya está funcionando a un nivel mínimo que es suficiente para restar peso a todo lo que se encuentre en su interior.
-¿Y de dónde sale la energía?
-¡Muchacho! Energía es lo que sobra. Todo es energía. Nosotros somos energía. Un granito de arena es energía. Lo que importa es saber manejar esa energía.
Todos callaron.

(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)

Technorati Profile

Publicar un comentario