viernes, junio 29, 2007

337 La obra de los Tucus.

Cuando estuvieron frente a la casa de Rulo prendieron las luces, esa luminiscencia que podían generar a voluntad y que le daba a la bola un gran parecido con la luna llena. Fue suficiente. Algunos vecinos salieron a curiosear y a los gritos llamaron a sus familias hasta que Rulo sintió el griterío y también salió. Entonces la cabeza de Manuel, asomada en la puerta corrediza, le preguntó dónde había escondido la bola, a lo que Rulo contestó, también a los gritos, que dónde más sino en donde siempre, por no decir el nombre de Los Dogones delante de todos, que en eso no se parecía a Manuel, ni en otras cosas. Y viendo el desconcierto de la cabeza de Manuel ante tales afirmaciones, agregó: Hay un sector que no se hundió. ¿Vos pensás que pueden volver?

-Sí. Todo el mundo ya sabe que esa era la base. Quedate tranquilo que la voy a llevar a otro lado.

En eso vieron que se habían venido todos los vecinos a verlos, a gritarles saludos y algunos a pedirles que no se desaparezcan, los más jóvenes. Claro, la cabeza de Manuel asomada medio hacia abajo y con ese relumbre verdoso que parecía emitir… Una voz potente se sintió por sobre todas.

-¡Empecemos la reconquista!

Manuel metió la cabeza y cerró la puertita. Enseguida apagaron la luz y silenciosamente sobrevolaron los árboles en dirección a las ruinas que no parecían estar en su lugar. Lo que había era un terreno completamente liso y limpio! Había desaparecido el hundimiento de la caverna pero también las pilas de escombros de lo que habían sido las paredes de la Villa.

-Vamos a entrar –advirtió Manuel.

Adentro supieron encontrar por pálpito un lugar vacío para estacionar y bajaron a contemplar un asombroso hormiguero de Tucus que venían saliendo de todos los agujeros con caras de trabajo terminado. Se retiraban. La caverna estaba idéntica a lo que siempre había sido… Lástima que se hubiese descubierto el secreto de su existencia! Tendrían que advertirle a los Tucus, del riesgo que estaban corriendo,..Claro, el festival y toda la gente que iba a venir… Pero… Tampoco arruinarles la fiesta y el rencuentro entre todas las tribus del país. O comunidades. Por una suposición que al fin de cuentas…¿El bombardeo habría sido con el propósito de hundir la caverna o…simplemente destruir la Villa junto con sus moradores? No, la caverna! Porque a la caverna no pueden entrar personalmente. Si fuera en la casa nos hubiesen raptado a todos…Y llevado al purgatorio aquel donde le habían tenido tres días colgado de un rayo de luz que le taladraba los sesos.

-Sí.

-Les decimos que estén atentos, por las dudas.

(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)
Publicar un comentario en la entrada