martes, febrero 13, 2007

211: Dale, estamos entre negros.

El había tenido muchas luces en la oscuridad aunque no abriera los ojos. Había presentido, había soñado cosas increíbles que encontrara después casi iguales en algún lugar… Y cuando allá en
Guichón, había agarrado entre sus manos la bolsita de los “objetos” había sentido que estaba metiéndose en otro mundo y que eso al mismo tiempo le atraía y le daba mucho miedo…
Ahora entre esta gente querida y todos preocupados por mi sin querer decírmelo por no atormentarme, como si yo no estuviera suficientemente cagado de miedo por mi mismo. Por ser unoquenacioconpoderes que en algún momento va a tener que usar…¿para qué? Si sería mucho mejor no tener ningún poder y que no anduvieran los putos ángeles persiguiéndome siempre. ¿Pero es que acaso mis poderes son tan importantes como para andar tras de mi? ¿Apagar la llama de un fósforo un poquito antes de que se hubiera apagado sola? Pero prender la llama nunca pude. Gran cosa. Ahora están divertidos. La Magda haciendo migas con Margarita, el Cholo en pleno, con toda la energía otra vez. Claro, la hazaña que se mando! ¡Qué se mandaron! Esa aventura no se la imaginaba ni Verne. Un viaje a través de los mundos. ¡Y Mandinga qué personaje más extraño…! Le voy a preguntar al Cholo a ver qué le pareció. La flaca dice que con ella todo estuvo bien, menos mal porque no ha ser lindo enfrentarse con ese King Kong. Y el tipo…parece que no dijo ninguna mentira….
-Che Cholo…Y Mandinga?
-Bien….Bien…bien.
-¿Un buen tipo?
-…yo que se…!
-Dale…Estamos entre negros!
-Y, yo le desconfío…fijate…
Tenía razón habían un montón de razones para desconfiar del famoso Mandinga. Mandinga y asociados era la empresa que controlaba las emisiones de los guijarros porque Abelardo no había cumplido con una promesa previa. ¿Qué tipo de promesa? Y los mandingas metían sus avisos de la guerra revolucionaria cósmica que iban ganando! Y que ahora perdieron junto con el diablo, millones de duendes, mi abuelo y Oesterheld.- Y el pelotudo de Ernesto Federico que me sale con que yo estaba predestinado!¿Predestinado para qué? ¿Para salvar a la humanidad? Salvarle ¿De qué? De la humanidad. De mi también y de vos. Que nosotros no tenemos poder y por eso no importa que tarados podamos ser? Importa, porque los que tienen poder son iguales a nosotros y en las cagadas que ellos hacen vemos lo que haríamos nosotros también si tuviéramos poder. Algo parecido dijo el Cholo en el comité. Ahí está la cosa. Pero el poder existe. Y hay que usarlo cada uno con la misma fuerza que el otro. Claro que… ¿Quién controla…que uno no haga más fuerza que los otros…¿uno más poderoso? No, la fuerza de la misma gente reunida…Ahí es que algunas meten fuerza. El poder que hace que…
-Pero lo que el hizo estuvo todo bien, metió pecho…puso la bola de él en peligro.
-Vos te arriesgaste mucho más!
-Sí. Pero yo lo hacía por un amigo…¿El, por qué lo haría?
-Se lo hubiéramos preguntado.

(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)

Technorati Profile

Publicar un comentario