sábado, septiembre 29, 2007

398 Comunicado 398

-----------------------------------------------------------------------------

Queridos lectores:

Lamentablemente debemos interrumpir la secuencia temporal de nuestra historia, para aclarar un pequeño inconveniente que hemos tenido con el señor Eustaquio Villalba, a quien no le quitamos mérito ni dejamos de agradecer los servicios prestados, pero lo separamos del equipo de redacción y publicación de Las Bolas de Manuel y le hemos cedido, en cambio, el espacio “Las Bolas” cuya dirección es la que sigue http://las-bolas.blogspot.com/

De esta manera creemos que el inconveniente queda salvado y nosotros podremos continuar brindándoles la habitual crónica sin apartarnos un ápice de la verdad ni perdernos en inútiles disgreciones.

--------------------------------------------------------------------

Solo una aclaración: Esta historia no tiene autor, si por autor se entiende aquél que saca de su imaginación creadora una serie de personajes dotados de tales o cuales características y les inventa una trama en la que se tienen que mover, demostrando al actuar que son lo que el autor quiso que fueran. Esta historia es una simple traslación de los hechos ocurridos, al papel primero, a las piedras después y por último a las pantallas de los monitores, sin que ninguno de los que intervenimos en el proceso ponga o quite nada que juzguemos importante. Naturalmente ni podemos contarles lo que lo ocurre a Manuel en todos y cada uno de los segundos de cada día, ni lo que ocurre a su vez a cada uno y a todos los que directa o indirectamente se relacionan con él, en fin… los hechos que se van precipitando encadenadamente a partir de la causa primera que es la existencia de Manuel.

No podemos contarles todos los hechos que se dan simultáneamente… Ahora, por ejemplo, lo que está pasando en Caxías do Sul, digamos en ese Bar que se ve en aquella esquina donde…(sígame la cámara 1) dos señores sentados mesa por medio están conversando animadamente veamos…

-No, Juanca, vos te estás haciendo la idea de que los uruguayos y los brasileros son la misma cosa. Eso del anarquismo no va a funcionar aquí, no.

Bueno resultaron ser uruguayos, busquemos a otros…

O mejor vayamos a Buenos Aires…Hacemos las conexiones y…ya estamos caminando por la calle Florida en una noche un poco neblinosa pero con bastante gente que deambula. Para conversar con alguien entremos en este subsuelo con muchas mesas ocupadas. Señor! Qué opina usted de la instauración del sistema anarquista a nivel planetario, eh?

-…

-¿Eh?

-…

Bien, el señor está pensando una jugada y no quiere que lo interrumpan, pero se siente un vocerío que llega por la puerta cuando la abren. Veamos qué es.

Ah, una manifestación de gente festejando! Adelante vienen unas morenas que bailan al ritmo de tamboriles transpirados a pesar del fresco, seguidas de unos cuantos muchachos y muchachas abrazados en cadena que por momentos se rompe. Claro, vienen con las banderas de la RFA y cantando, oigan…Manuel, Manuel, qué grande sos! Todo el poder…lo regalás!

Pero miren aquí tenemos a un muchachito que mira a los manifestantes con claro gesto despectivo.

-¿Cómo te llamás?

-¿Y vo, de donde só?

-Perdón, no me presenté, soy de la cadena informativa de las bolas de manuel.

-¿Periodista…? Bueno mirá, a mi me dicen el Rafa y soy de Isidro Casanova.

-¿Y qué pensás de este sentimiento anarquista que ha conquistado a la gente?

-Y… Yo que sé, mirá. Estos cosos de la política… no hay que creerles nada…

-¿Estás de acuerdo con el anarquismo, entonces?

-Noooo. A mí que no me vengan a joder! Estos son otros que lo único que quieren es acomodarse ellos.

-Ni con los políticos ni con los anarcos, entonces…una cosa intermedia, digamos un sistema donde hay un gobierno que sin embargo deja a la gente que haga lo que quiera mientras lo dejen robar tranquilo.

(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)
Publicar un comentario