viernes, septiembre 07, 2007

380 ESCRIBO MIENTRAS LEO

Enseguida una lucecita titilante fue marcando en el mapa, la línea recta que une Bella Unión con Federal en Entre Ríos,

-Van estableciendo contacto desde la bola -explicó Ernesto.

-¿Y qué dicen?

-Por ahora, jaja...mejor te lo paso a pantalla.

En la pantalla apareció un mensaje que por momentos se borraba, eran estrofas de un verso criollo conocido pero que ellos ahora no ubicaban. Un verso pícaro, con toda esa picardía florida que tenía el gaucho y que después se fue perdiendo para hacernos creer que los gauchos eran gente sumamente seria que no hablaba de otra cosa que de la naturaleza del tiempo en vez de las condiciones del clima. No se fijen en el Rancho'e la Cambicha o De Cojinillo porque son algunas de las excepciones.

Digo yo, por decir algo mientras estos tipo se intercambian datos sobre la tecnología inalámbrica en las comunicaciones entre bolas. Cosa que no voy a transcribir aquí porque no viene al caso ni es de interés general como el resto de la historia, que sí. Que después de todo creo tener algún tipo de derecho o control sobre el material que me encargo de publicar. Al menos el derecho de mantener una línea estilística portadora de una sonoridad verbal que se altera cada vez que empezamos a introducir muchas palabras extranjeras, ya sean en ingles o en griego que a veces suena como un engranaje... A ver en qué andan ahora... Bueno vamos a reenganchar...

Estaban ya en Federal donde en la plaza pública habían construido un tablado para que la bola descendiera. Estaba el intendente declarándolos a él y al Dengue, ciudadanos ilustres invitados permanentes y un montón de cosas que los distraían bastante del propósito de la misión que era instalar de una buena vez esta terminal que va a ser una más de la red del Imperio Anarquista que estamos fundando.

Bueno perdonen que interrumpa, pero es que ese Que hablaba era el Chumbo y hay que aclarar que el Chumbo no tiene la menor idea de lo que podría querer decir una expresión como la que había dicho. Anarquismo solo. Más o menos lo entendía como esas cosas que dice el Cholo y que quieren decir que cada cual haga de su culo un pito. E Imperio solo, también, más o menos como decían que eran los yanquis. Ahora la dos palabritas juntas... jaja

Además debían conseguir al guacho más rápido de la ciudad para enseñarle en un ratito todo el lenguaje de los guijarros y que él formara después a sus suplentes mientras la bola emisaria del imperio visita otras localidades enseñando la palabra del señor...

Ah, se me calentó el Manuel! Ahora que me toca transcribir esta parte me entero de que Ernesto -en un instante mío de distracción- había cambiado el canal del monitor para pasarse a ver con Manuel, el último capítulo de Las Bolas de Manuel, que es este, que estoy escribiendo a medida que lo voy leyendo de la pantalla...

Pero no se calienta conmigo sino con El Chumbo que se fue al carajo con sus mensajes haciéndose el predicador.

(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)
Publicar un comentario