sábado, septiembre 03, 2011

812 - EL RETORNO

votar

ATENCIÓN!

Le debemos una explicación a los lectores:

Nuestras líneas de comunicación con el entorno inmediato de Manuel han estado interrumpidas por largo tiempo. Múltiples causas, algunas apenas si sospechadas, han determinado que el flujo de información nos llegara de una manera harto confusa. entrecortada y que por momentos no pasara de ser un conjunto de interferencias y descargas de origen azaroso.
Mientras estas cosas ocurrían la vida de Manuel, así como las de ustedes y todos los habitantes del Universo, ha continuado fluyendo en un cambio incesante, como lo determina la naturaleza del tiempo que nos conduce irremisiblemente hacia su famoso punto omega.

Hoy nos reencontramos con nuestra historia desarrollándose en ámbitos bastante diferentes al de casi la totalidad de las aventuras y acechanzas que habíamos consignado.
Manuel ahora vive con Magdalena en la tierra. (En esta tierra, en la que usted y usted pisan y cuyo aire respiran)
             
No quisieron que el hijo de ambos creciera en un ámbito distinto que el propio. Quisieron que jugara sobre el pasto verde del frente con amigos que nunca le hablaran de bolas voladoras ni de diablos chivudos ni nada. Que fuera a una escuela pública donde se relacionara con semejantes de distintas layas y clases sociales, para que aprendiera sobre las características de esta humanidad, sus luces y sus sombras. Porque ya tendría tiempo para darse cuenta de que este  mundo no es el único ni el más perfecto, aunque probablemente tampoco el peor. Darse cuenta de que los sentidos son siempre engañados por los supuestos mentales de la realidad. Por lo que creemos que es real...

Una niñez normal.

Acordaron no hablar del pasado reciente de sus vidas al reencontrarse con sus anteriores ocupaciones y amistades... Averiguar cuanto tiempo había pasado... E inventar unas cuantas explicaciones creíbles para cuando alguien les preguntara dónde habían andado todo ese tiempo.
Si ellos hablaban de los infinitos mundos paralelos pasarían a la categoría desagradable de vecinos inconvenientes de los que trasmiten pensamientos a su descendencia en torno a temas que pueden enloquecer a cualquiera. Pobres. No lo harían. Ni tampoco demostrar conocimientos que no fueran normales en este mundo. Nada que llamara la atención, por más que algunas tretas pudieran ser usadas para hacer más rápìdos algunos trabajos.
Ese vendría a ser el precio de darle a Ulyses un mundo que se comportara de  manera comprensible y hasta predecible. Una buena cuna.

Si lo lograron, es decir si llegarán a lograrlo en algún momento, será el tema de la siguiente serie de capítulos, escritos siempre sobre la marcha de los acontecimientos, por uno u otro cronista escondido con su cámara detrás de los troncos de  los arboles, cuando no de panza sobre el terreno. Porque... como podrán apreciar en delante, a cada mundo corresponde una manera de comportarse y de portar tecnología. Acá no se puede andar levitando ni cosas por estilo.
Este es un mundo serio, sin mucha imaginación ni ganas de complicarse pensando. Así que... Los cronistas deben hacer su trabajo en pésimas condiciones laborales... ¿o qué te creías?
Publicar un comentario