jueves, octubre 25, 2007

419 A TAL ALUMNO TAL MAESTRO

-Te acordarás. Ernesto Federico de aquellas charlas en mi taller de San José de Carrasco? Recuerdo que un día te comunique mis conclusiones sobre las múltiples dimensiones del tiempo como la única hipótesis que me hacía creíble la historia esa de los infinitos caminos que el electrón recorre desde A hasta B. El electrón existe en muchas dimensiones del tiempo, pero lo podemos observar sólo en una, cada vez, simplemente porque el cerebro humano no es capaz de operar en espacios ajenos. Ni tampoco los aparatos que fabricamos para hacer las detecciones.

Margarita se fue a buscar una bandeja con scones que había quedado en la cocina. Manuel sentó una pierna sobre uno de los bafles del equipo electrónico de Ernesto. Cholo escuchaba atentamente las palabras de Abelardo. También la Magda y el Dengue con inexplicables sonrisas. Vittorio parecía pensar en otra cosa junto a Mandinga que reía por algo apenas a la izquierda de Ernesto que ahora contestaba.

-Claro que me acuerdo Abelardo, sabio loco que descarrilaste mi enclenque sentido común siendo un joven como estos. Me acuerdo que me volvía en bicicleta haciendo eses, porque más atendía mi mente a las cosas que me habías dicho que a los pozos del camino.

-Eras muy inteligente y a mí me gustaba hacerte razonar. Más de una vez me dejaste sin palabras.

-Bueno, eso es imposible!

-Si que fue posible…una vuelta…me dijiste que todo era información. Yo casi te salí diciendo el chiste de los programas de chismes pero un instante antes caí en la cuenta de lo que me estabas diciendo. Que con un buen código de transferencia de datos toda la realidad era posible ser archivada en una serie de números que resumieran todas la variables y todas las dimensiones que se quisiera. Una súper matriz que lo contuviera todo! En un primer momento me quedé mudo. Me lo estaba diciendo un muchacho de 20 años que apenas terminado el liceo ya armaba aparatos tipo radiotelescopios con los que pretendía fotografiar a los Ovnis y ahora me visitaba periódicamente a continuar con el curso “breve y libre” sobre viajes en el tiempo.

Ernesto se rió.

-Ahora me doy cuenta que a tal alumno tal maestro!

Todos los presentes movieron la cabeza afirmativamente mientras daban su primer mordisco a los scones que había traído Margarita. Cholo agarró dos y salió a hacerle el relevo al Chumbo en la tarea de guardia cárcel, para que el participara del resto de la reunión hasta que resolvieran qué hacer con el hombre gris..

¡Menudo problema!

Por muchas vueltas que le habían estado dando a perinola mental con sus “Libertad”, “Pena de Muerte”,”Trabajo Forzado” ,”Rehabilitación” ,”Cárcel y Torturas”, no había caso! En realidad la cuestión era como tomar una medida que fuera contra la libertad y tener cara después para mirarse en el espejo.

(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)
Publicar un comentario en la entrada