miércoles, octubre 03, 2007

402 EL FLASH COMUNERO

Interrumpimos esta transmisión en directo del comunal 2 de La Teja para dar paso a un flash de la cadena de las bolas de manuel:

-ESTAMOS EN LAGOMAR, QUERIDISIMOS TELEVIDENTES para mostrarles lo que es la vida en este lugar ahora que se han terminado las jornadas de diez y más horas y después buscar alguna changa. Saben que este fue uno de los primeros lugares donde la chispa de la pasión anarquista prendió la primera llamarada que terminó incendiando el continente? Bueno hay trabajo para todos por supuesto desde que cada uno no se trabaja todo el día. Vemos aquí ya varios vecinos sacando sillas para el frente e irse tomando unos mates mientras planean qué hacer con el tiempo libre. Vamos a ver que nos dicen…

-Buenas tardes vecinos, para la cadena de las bolas de manuel…¿Es verdad que las continuas asambleas a las que deben concurrir a discutir los temas comunales les lleva tanto tiempo como el que se le ha acortado la jornada desde la instauración del anarquismo?

La señora tenía la boca llena pero igual quiso contestar antes que el marido.

-No, no tanto! Además son tan divertidas!

El marido no dijo nada.

El periodista continuó:

-Pero por otra parte ¿no es excesiva esa cantidad de tiempo libre difícil de llenar con actos y propenso por eso mismo a que la gente tenga pensamientos raros?

La señora rió. Era una cincuentona gordita y simpática.

-¿A usted le parece raro querer divertirse…?

-HA SIDO UN FLASH COMUNERO DE LA CADENA DE LAS BOLAS DE MANUEL-

Recuperamos entonces el relato.

Los muchachos se había quedado de una pieza al ver en la tele de detrás del mostrador el flash informativo. Menos el Chumbo que ya de cuando el problema del instinto, que ni mucho le había interesado, se había dado cuenta de la presencia del aparato y se había arrimado a ver que las bolas de manuel se había transformado en una especie de teleteatro. Ahora se transmitía en continuo con actores aficionados representando los papeles que aparecen en el blog y continuos flashes de distintos puntos del confín anarco. A la noche después de un tradicional informativo grande, El Debate.

Porque el debate se había vuelto a poner de moda como deporte nacional. Por fin. La gente defendiendo su punto de vista con los mejores argumentos y haciendo una fuerza bárbara para reconocer cuando en el medio de la discusión cambia de punto de vista. Como a veces pasa… que estamos defendiendo algo con fervor de convencido, cuando de pronto nos sacan el piso de abajo y quedamos aleteando en el vacío.

(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)
Publicar un comentario en la entrada