domingo, febrero 03, 2008

467 BUSINES

Supo Manuel que la paz era superior a la guerra y que la dignidad a la humillación, pero supo... o más bien sintió no ser nadie como para oponerse a los avatares de la existencia... Tal vez era necesario pasar por este camino de una buena vez... No dejar que se repitieran las reiteradas situaciones de acoso. Transitar por este error, y tal vez todos los otros que fuéramos capaces de cometer... hasta que se agoten los errores...

Ernesto sugirió que habría que aunar la información y tal vez el comando.

-Podemos hacer un enlace en conferencia con cientos de bases subterráneas.

Manuel parpadeó afirmativamente pero en ese preciso momento ocurrió el flasheo de pantallas que entraban en paralelo con unos símbolos extraños y carraspeos de voces antes de la entrada del traductor automático.

-HOLA TIERRA. LES HABLAMOS EN NOMBRE DE NUESTRO DIOS SATÁN. ESTAMOS LUCHANDO POR UNA TIERRA LIBRE TANTO COMO USTEDES. DEBERÍAMOS AUNAR LOS COMANDOS DE ACCIÓN...

Recién después de comprender el mensaje fue que comprendieron la imagen que se estaba mostrando en las pantallas. ¡El propio Satán, Rey de las tinieblas portando su luenga barba de chivo,  ojos de chivo y cola.... les hablaba desde bajo sus cuernos! La primera impresión fue de rechazo como era natural para todo ser inteligente sometido por años a bombardeo de valoraciones negativas sobre ciertas combinaciones de rasgos en un rostro "inferior". Aquello era un adefesio! No hay cosa más fea que un chivo visto de frente con aires de estar diciendo cosas interesantes. Levantando esos mechones de crines que tenía por... digamos, cejas. Y sin embargo... Aquel que tenían enfrente, aunque inmóvil, era nada menos que el mitológico Satán, rey de las siete oscuridades. El mayor competidor de Dios. El rebelde.

Manuel hablo enseguida mirando a donde suponía el micrófono:

-¿Cual sería el precio de esta alianza?

La imagen fija de la pantalla fue cambiada por otro donde el chivo se veía de tres cuarto  y parecía sonreír!

-¿Precio...? ¿Quién habló de precio? Todo está pagado cuando se trata de amigos!

El "Uhh" emitido al mismo tiempo por todos demostró que nadie estaba dispuesto a seguirle la corriente a este nuevo seductor. Con Mandinga les bastaba. El Cholo interpeló a la imagen:

-¿Cuanto?!

Se apagó bruscamente la imagen, sustituida por otro chivo gordo que mostraba galones a los costados del cuello.

-A cambio queremos que nos entreguen a Mandinga.

Publicar un comentario