lunes, noviembre 12, 2007

429 LA ESTUPIDEZ DEL SISTEMA

Cholo entró en el terreno.

-Nuestra fortaleza no radica solamente en las bolas, sino en que es la gente la que ha llevado adelante esta revolución. ¿Cómo podrían vencernos…? Lo más que podrían hacer es derramar sangre estúpidamente, como cuando Viet Nam.

Y Manuel:

-Si es que les presentáramos batalla… Los podríamos ignorar. Dejarlos formar esos gobiernos títeres que acostumbran y no darles bola…Seguir con el funcionamiento de las comunas… no pagar los impuestos… no mirar televisión.

-Desatarían la represión. Encarcelarían a los dirigentes. Harían correr rumores de que algunos de ustedes ha traicionado a los otros…Tienen mil armas de ese tipo y una larguísima experiencia. El que no se afloja con las ofertas de dinero y poder se afloja con la picana eléctrica en los huevos o por la tortura sicológica. Lo habrán leído en Fahrenheit, no participar de la estupidez del sistema pasaría a ser grave delito.

-No creo que haya arma tan poderosa como el boicot total.

-Nunca se ha logrado. Por algún lado siempre revienta la cadena y un boicot a medias solo sirve para saber cuales son los eslabones débiles, los que prefieren la comodidad del alcahuete a los nervios del protagonista.

Cholo fue categórico:

-La experiencia que estamos haciendo no tiene ningún antecedente. Aquí no hay dirigentes que meter preso ni corromper. No se puede corromper a todo el mundo!

-¿Te parece…? –dijo Abelardo con evidente intención recursiva y continuó. -¿Qué será lo que han estado haciendo todos estos siglos? Con la enseñanza, con la policía, con la publicidad… La enseñanza al servicio de la obediencia y la genuflexión creo que ha sido lo principal. Han estado encontrando medios para frenar, cada vez más indirectamente, el avance de las masas. Seducirlas con migajas, entretenerlas con mucho circo y espejitos de colores, convencerlas de que la felicidad es tener lo que le dejan tener al que se porta bien y colabora.

-Pero eso se terminó –protestó Cholo. –Aquí en Uruguay la publicidad y los operativos de formación de opinión publica en contra de las comunas, se fueron muriendo solos por falta de clientela. La enseñanza se hace en cada comuna a partir de las explicaciones de que cada humano tiene una dosis propia de poder que es intransferible, que nadie ha inventado algo tan maravilloso como la dignidad humana, que los dioses son proyecciones de lo que el hombre siente adentro y que la libertad no es un derecho, es una obligación. Nadie puede huir de sí mismo …o por lo menos no debería…

Abelardo casi se puso a aplaudir pero se dio cuenta a tiempo de que todos le iban a criticar su antipática ironía. El muchacho era inteligente y joven. Admirable su convicción tratándose de defender una postura tan heterodoxa, pero…

-No sobrevaloren los éxitos actuales. Unos meses no son nada frente a la historia. Hay una muy basta experiencia de fracasos a partir del éxito…

(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)
Publicar un comentario en la entrada