miércoles, noviembre 21, 2007

436 EL BESÓDROMO

Claro que la Red de las Bolas estaba atenta y dirigió instantáneamente sus misteriosas cámaras al saboreado beso que se daban la flaca Magda y el Manuel. ¡Quijosdeputa! Como si aquello fuese una más de las antiguas telenovelas de las 13 y 30 auspiciadas por jabón federal por no decir bao que suena mucho peor. Un beso prolongado que fue después portada por muchos días cuando se reanudaba la programación con el discurso de Abelardo sobre los límites del desarrollo económico de fondo. (Me reservo la fuente) Una dupla perfecta. Los labios puestos uno sobre otro girados 90 grados. Me pareció.

Poco menos vehemente fue el que a continuación se dieron Vittorio Giorgionne con Margarita y también Mandinga con una entrerriana grandota que venía desde Colón. Y otros besos que otras muchas parejas recientes o añejas, se daban a un tiempo transformando al puente en un besódromo desde el cual se extraían instantáneas que rebotaban en todas loas pantallas de América quemando la imaginación de millones de televidentes.

Un panorama sobre el puente. Que se extendía por la leve joroba de hormigón rebasando la frontera y llevando los chasquidos de los besos, de cuando en cuando, según la brisa, a inundar las pasturas argentinas con ondas de amor y paz, aunque sin milagros. Después se vio la luna llena a deshora iluminando el río en esa noche inesperada que se había cerrado sobre las aguas donde bailaban sus reflejos. Algún ganso puso música de ukeleles para acompañar la toma pero enseguida fue cambiada por una milonga que quedaba bien porque era lo que parecían expresar los cuerpos retorcidos de las dos mil quinientas parejas que se seguían besando y… ah! Parece que ahora toca cambio de parejas como en el baile del ladrillo!

Así es señores televidentes. Como ustedes pueden estar viendo, sobre el puente internacional se a generalizado el beserío que ya no respeta ni sexo ni edad ni da muestra de cesar más que para tomar aire. ¿Se podría deducir de lo anterior que se han terminado de limar las asperezas y llegado a un acuerdo definitivo? Por el momento así parece ser…

(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)
Publicar un comentario en la entrada