miércoles, julio 04, 2007

341 La Laguna Verde

Más tarde salieron a ver como todo seguía en silencio, ya sin aroma de café que se habría ido poco a poco con un hilo de aire hacia la puerta o absorbido tal vez por el interior de la caverna, curiosa de novedad. Desde la puerta tampoco se veía otra cosa que la falda del cerrito extendida por la llanura de pasto hasta allá a lo lejos el requiebre de esa franja oscura de montecito costero que… Allí se veía el espejo de agua de una lagunita!

-Fijate, entre los dos alamillos esos flacos y pelados…

Llevaron toalla y jabón y ropa para cambiarse. Para Manuel un juego igual al que llevaba puesto. Calzoncillos amarillos y remera roja. Para Magda el cambio iba a ser mayor, incluyendo champeones en lugar de zapatos y esa remera blanca que le hace ver el bulto de los senos. En la bajada corrieron una carrera que termino en rodada por el pasto hasta topar con un matorral de chilcas. Después otra parte llena de piedras y más allá una cañadita que saltaron para tener delante la última loma antes del arroyo que habían visto.

La laguna no tenía más de veinte metros de largo, cuatro o cinco de ancho por uno y medio de profundidad. Pero el agua estaba bien limpia. Hasta lástima les dio tenerse que enjabonar y voltear espuma en el agua que después iban a tomar las pobres vacas y muchos otros animalitos que seguro andaban viviendo por esa zona. De todos los tamaños posibles hasta la vaca. Y ahora ellos. Que sin ser los más grandes podrían ser los más sucios desde que se inventó la ropa. Se dieron cuenta. Estaban rodeados de vida que les contemplaría atónita de ver a un par de seres que venían a contaminar la pobre lagunita de los alamillos, la que da de beber a todos, hasta al secreto casal de los ciervos que todos creen extinguidos , pero que solo han aprendido a ocultarse de los hombres!

Jugaron en la desnudez del agua, sabiendo que eso no era lo que ofendía a la naturaleza, pero sin embargo algo contenidos por la incómoda sensación de culpa por el jabón que no se alivió cuando en una orillas vieron varias bolsas de plástico mugriento pegoteadas arriba de los yuyos. Se indignaron. Otros mugrientos les habían ganado y ellos eran los que no habían aprendido la lección que ahora sin quererlo aprendían escuchando a penas, el rumor de ojos de las barrancas que les rodeaban. Tendrían que haberse bañado sin jabón. ¿Pero cómo? Después de varios días…

-Me parece que sentí un grito…

-Sí.

Cuando se vestían los gritos parecían acercarse. Eran los otros que le andaban buscando. Habían vuelto desde Guichón muy agitados y al encontrar la bola de Manuel salieron a buscarlos cargados de noticias que habían podido recoger de la gente y de los televisores.

De cómo fueron y volvieron lo dejaban para otra ocasión contar, porque lo importante era que estaban ocurriendo cosas inesperadas. Entre la gente. En la manera de reaccionar la gente unos con otros, es decir…Hay mucha gente a la que se le cambió la cabecita! Era difícil estimarlo pero hasta capaz un diez por ciento. Lo que es mucho tratándose de… Y bueno, en la televisión parecen querer disimular los nervios por la difícil situación en que se encuentra el gobierno incapaz de dar explicaciones coherentes sobre los extraños fenómenos que se han registrado en los cielos uruguayos. La gente cree que el gobierno miente cuando se lava las manos echándole la culpa a los ovnis. La gente cree que el gobierno está comprometido con el silencio. Se habla mucho de la República Anárquica de Lagomar. La sigla RAL, invento de la sabiduría popular aparece todos los días pintada en los muros. Hasta en Guichón y posiblemente todos los pueblos del país. En Montevideo el movimiento está centrado en cada barrio y en muchos de ellos parece que han empezado a formarse comunas!

-Hemos escuchado a varias personas que frente a la noticia comentaron que eso era lo que tendrían que hacer todos! Que las pelotas voladoras no eran malas, que las malas eran las pelotas brillantes. Que el mejor gobierno es ninguno y que ninguno debe tener más poder que algún otro…

-Tenemos que completar 20 bolas en pocos días y salir a dar apoyo a esa gente!

(Esta es una historia continuada. Sería aconsejable leerla desde el post n. 1)
Publicar un comentario