viernes, mayo 25, 2012

894. Metidos en un cuerpo-II

Todos se dieron vuelta para mirarle. Es que no sólo había pensado esa última frase sino que la había pronunciado. Se dio cuenta y quiso recordar cual había sido.

-¿Qué dije?
-Que todos los momentos son iguales, -ayudó Cholo. -¡A qué te referías?
-No,-acotó Ernesto. - Dijo que los momentos siguen existiendo, o algo así. Que tienen realidad.

El alcalde no había puesto atención, y Dengue se limitó a sonreír.

Manuel iba a decir algo para cambiar de tema cuando Dengue volvió a conectarse con el área del lenguaje.

-Claro que esos momentos fueron reales. Yo no estoy loco. Podría volver a fabricar una bola si me consiguen los materiales. Eh, Manuel?  Vos sos mi amigo...
-Eeeehh... -¡Como decirle que no era el momento ni el lugar para hablar de una cosa así?
-Y para qué querés fabricar una bola?-Preguntó el Alcalde.
-Para que no me tomen por loco. Ya se que he hecho algunas cagadas pero cuando les digo que vengo de otro mundo no estoy inventando nada. Si me permiten fabricar una bola... eh, Manuel? Como las de allá.

Cholo no quería impacientarse, por eso intentó que Dengue razonara.

-Cholo, te puedo asegurar que vos estabas desde hace muchos años viviendo con tus tíos los criadores de chanchos. No llegaste ahora de otro mundo.

Dengue abrió desmesurados ojos.

-Eso te quería decir! Estamos los dos aquí metidos en este cuerpo.

Y cuando se estaba prolongando un denso silencio agregó:

-Estamos juntos el Dengue de acá, ese que vos conocías... y yo. Que también soy Dengue pero vine de otro mundo... pregúntenle a Manuel, él sabe como explicarlo.

Ni quisieron esperar que Manuel dijera nada. Simplemente se pusieron a pensar en cómo manejarían ellos un caso de delirios recurrentes o repentinos o como se quisieran llamar. Tal vez mejor ponerlo en manos de un psiquiatra

Pero Manuel habló.

-Esas cosas ocurren... Lo difícil es encontrarle una solución... ¿Cómo te metiste ahí?
-Yo que se, Manuel. De lo último que me acuerdo es que venía cayendo por un túnel infinito!

Ya estaba. Un súper gong de cristal estalló en todas las conciencias

O ambos estaban locos o aquí había algo que no se podía tolerar.



                                                                                                                                                                         
votar
Publicar un comentario en la entrada