miércoles, mayo 09, 2012

887. Un Amigo

  Arrancó Regules torciendo el rostro como pretendiendo querer hablar sólo con las personas importantes y que Manuel y el Cholo no escucharan. Porque Manuel era un caso típico de daño neuronal producido por la pasta base de cocaína. Escaso sentido de la realidad, pensamiento mágico y paranoide, incapacidad para cualquier tipo de razonamiento lógico.

-Pongámoslo a prueba-, interrumpió Ernesto, -Decime Manuel, por qué te parece que Dengue se ha vuelto adicto a la pasta?

A Manuel la pregunta le pareció demasiado boluda, pero, en la situación del momento prefirió resignarse a contestar.

-Por haber perdido el entusiasmo por la vida. Le ha tocado un papel... Tal vez los amigos no supimos entender que nos necesitaba tanto... -Y al terminar bajó el volumen de la voz y la mirada porque estaba viendo la expresión de unos días antes cuando Dengue repitiera la palabra amigo, varias veces mirándole a los ojos con desesperación. Y es que recién ahora lo entendía, Dengue no había sido nunca tenido por un verdadero amigo sino tan sólo como un desgraciado por el cual se siente compasión. ¡Pero era un verdadero amigo! como el otro Dengue lo había demostrado en las lides de la Revolución Anarquista, (no mencionar nada de esto frente a las autoridades), un verdadero amigo con todo, con el corazón y la cabeza. La puta madre por qué uno entenderá las cosas cuando ya es demasiado tarde?

Dengue levantó en el momento de silencio una ceja, y miró desde su posición encorvada y hasta un poco simiesca la figura de Manuel. Su rostro hizo una mueca parecida a una sonrisa para después decir algo así como:

-Anuel, amistá. Amistá Anuel

Y con la mano levantada hizo unos movimientos en el aire como de un ave volando o de una hoja cayendo de la rama...
Ahora cierra la boca y hace fuerza por pronunciar un nuevo sonido desde los labios... Lo está consiguiendo...

-Bbbolaas-, dice por fin, con los ojos desorbitados fijos en Manuel, mientras ya estalla en una estruendosa carcajada con la que termina de perder el equilibrio y da con sus huesos en el suelo.

-





                                                                                                                                                                         votar
Publicar un comentario