lunes, octubre 31, 2011

847. Anarco Sentimental


 Fue muy impresionante escuchar todo aquel conjunto de conceptos arreglados en un orden tal que parecían querer lanzarse hacia consecuencias insospechadas. Fueran las ideas de Delavalle o las de Cholo, tal vez converso a una nueva fe de base medio científica. Manuel no tenía habilidades para el pensamiento teórico, pero sí para entender cuando una cosa es más de lo mismo y cuando una ola que avanza reventando los anteriores conceptos. Lo que decía Cholo casi reducía toda la realidad completa a un conjunto  de pensamientos numéricos: aunque los números no fueran el contenido de muchos.

-Eso cree Delavalle, o vos?

-Yo hace días que le estoy buscando el error.

Y le preocupaba no habérselo encontrado. Súper inteligente pero, acostumbrado a vérselas con una realidad de pocas dimensiones, estaba completamente sorprendido conque fuera posible juntar unos cuantos conceptos y de ellos extraer otra interpretación posible de todo lo que conocemos.

-Sería la primera interpretación idealista de la realidad, que parezca completamente lógica. Además, ja ja, me gusta porque estoy cansado de tantas interpretación materialista.

Claro, Cholo no era de ideología marxista, ni tampoco confundía confort con felicidad. Era anarco por una causa sentimental, casi romántica: amaba la vida, a la gente y a la poesía.

-Fijate vos que hasta se podría armar un argumento idealista para defender a los humildes y los explotados. No se como sería pero, seguro que abandonando la preocupación por lo material, podés demostrar mejor la igualdad entre los hombres y defenderla.

Pero algo distraía la atención de Manuel. Sus ojos se apartaban zigzagueando de la voz de Cholo a la ventana entreabierta un poco más atrás,  no terminando de creer que estaban viendo bajar una perfecta bola color turquesa sobre los techos de los vecinos del este, tres o cuatro terrenos más allá.
Tanto que de pronto Cholo giró la cabeza para ver que había detrás suyo sin poder ver nada y preguntar:

-¿Qué pasa?




Publicar un comentario en la entrada