lunes, junio 19, 2006

5 - El Piolín Revienta

Seguro que después de eso paso mucho tiempo, o tal vez no tanto porque cuando Manuel recobró el conocimiento, la tinta de las historietas que le habían impreso por todo el cuerpo todavía no se había secado. El colgaba de unos piolines al costado de un quiosco de revistas. Es decir, la revista en que él se había transformado colgaba de un piolín que iba cediendo por momentos a medida que el recobraba la conciencia y la memoria y por ende aumentaba de peso. Se iba poniendo más rellenito, sin llegar a gordo eh? Al final el piolín terminó de ceder y Manuel quedó por fin de pata en el suelo. Aquello parecía Buenos Aires, aunque un poco raro. Y bue,-pensó él- si estoy en Baires, estoy salvado. Se soltó del piolín que se le había enredado en el dedo gordo y se fue observando todo. Era una estampa! Se rió con ganas, porque Manuel siempre fue un tipo así, sensacional que supo adaptarse a los avatares de la vida. Y entonces le daba gracia el tipo ese que era él, pero además le reconfortaba bastante su nueva facha porque comprendió que ya no estaba más desnudo. Las tiras impresas le estaban cubriendo todo el cuerpo con Tom Mix, Mafalda y El Príncipe Valiente, por mencionar nada más las primeras que pudo reconocer. Incluso estaban sobre la cálida tela de su pobre slip amarillo que le compró la Magda. Pero en eso el tipo del quiosco sale,( porque seguro que sintió el tirón de los piolines) y como no vio a otro lo agarro…bueno, lo quiso agarrar por la solapa o camisa o lo que fuera, claro que del cuero no quiso agarrarlo, que era justamente lo único que Manuel tenía a la vista aparte de las tiras impresas. Si el tipo hubiera sido un poco más bruto, capaz que lo logra agarrar nomás del cuero del cogote, pero claro…! Manuel entró a correr y dobló en la primera esquina entrando a Corrientes rumbo al obelisco! Perdiendo tinta y levantando un vocerío entre la gente que andaba, tal vez era que gritaban por glorificar su azaña publicitaria para alguna revista o tal vez porque Manuel chocaba gente y a los que chocaba les dejaba estampada una tira cómica al revés y con las letras marcha atrás.
Publicar un comentario