lunes, junio 19, 2006

2 - Manuel en Hora Cero !

PARA MANUEL la idea salvadora fue pensar que si por la puerta había entrado en la pelota (porque había visto la puerta de vaivén que la pelota chocó), entonces por allí mismo podría rajar antes que alguna de las balas le terminara dando en sus propias pelotas. Giró entonces y se empezó a escurrir para ese lado, dejando al descubierto el triste culo flaco (o era gordo?) para el lado del público. –Indecente- Pero se corría a pasitos cortitos sobre sus patas descalzas que iban pisando una especie de arena que había en el piso –A PASITOS CORTITOS VAS A PISAR MÁS ARENA, BOLUDO ¡! –dijo dentro de su cráneo semi-abandonado la voz de alguien, de algún otro, que la de Manuel…difícil! Por eso alargó los pasos todo lo que pudo, con lo que pasó de los saltitos de culito apretado a las zancadas a más pierna no poder, sin con ello mejorar la pobre imagen trasera que daba, porque el tipo sólo se tapaba adelante por si las balas o la vergüenza…Pero, no. No llegaba a ser porno. ¡No señor! Porque Manuel nunca se había sacado los calzoncillos aunque un poco se le resbalaban hasta mostrar la comisura de los labios. Pero igual iba llegando a la famosa puerta de vaivén que ahora, al acercarse veía que tenía clavada con tachuelas, a la altura de los ojos…¿Qué cosa tenía que fuera tan importante para interrumpir la huida que ya casi va logrando de la balacera que se armó entre los filipinos y la puta que los parió! Qué otra cosa iba ser sino el último ejemplar de Hora Cero que anunciaba en la tapa la nueva historieta que comenzaba hoy de las aventuras de Manuel! Y DIBUJADAS POR HUGO PRATT ¡! ¿A ver? A ver-se dijo Manuel, mientras se acercaba a la revista, -pero cómo? entonces ese vengo a ser yo! No! Pero qué pinta de pe-lo-tu-do….! Y bue…-Lo que hizo fue robarse la la revista de un tirón y cruzar por fin la puerta. Pero no fue un verdadero robo porque ese era un número atrasado.
Publicar un comentario en la entrada