martes, enero 15, 2008

458 HUMANA NEUROSIS

Margarita se encogió de hombros mientras recibía de vuelta el mate que le entregaba Ernesto. Apenas dejó fluir una sonrisa, para que fuera vista por Vittorio y fuese él quien siguiera la conversa.

-Es cierto. El tipo da muestras de una personalidad claramente neurótica. Hace años leí un libro que era un psicoanálisis de Dios, así se llamaba y en contra de mis suposiciones llegó a ser un recor de ventas... Por lo vistoso del título...

-Me hubiera gustado leerlo. ¿Todavía lo tenés?

-En la casa de mi ex... Pero lo podemos conseguir.

-En cambio Mandinga cada día parece más humano...

-¿Querés algo más humano que la neurosis!

-No...

En el silencio Margarita se puso a revolver la bombilla dentro del mate, concienzudamente... como si no estuviese pensando en paralelo el mismo tema de la conversación, que lo estaba, sino que no era su costumbre meterse en polémicas por el significado de las palabras. De chica había soportado demasiadas discusiones pelotudas en el galpón de los inventos de su padre. Ahora... sabía que la sabiduría estaba adentro y no se expresa con palabras. Vittorio continuó:

-Estamos en la misma situación de antes. Después de conocer a Dios resultó que no era Dios. Ahora ellos y nosotros nos preguntamos lo de siempre. ¿Hay, hubo o habrá un ser superior? ...Si a esta pregunta le pudiéramos contestar que sí seguiríamos siendo los chicos malcriados de la historia...

-¿Y si la respuesta correcta fuese no?

-Mucho mejor y mucho peor a la vez... Mejor porque seríamos nosotros los dioses de la creación, no siendo poca cosa ser Dios... Y peor porque caería sobre nuestros hombros toda la responsabilidad del universo. Ya no tendríamos dioses para matar en la cruz ni diablos para echarle la culpa.

Publicar un comentario en la entrada