miércoles, enero 16, 2008

459 Que la inocencia te valga

En ese punto la charla se interrumpió por la entrada de Trum desde la rampa. Venía desolado de toda desolación. Su pera rozaba el piso a cada paso de sus cuatro patas y los pelos largos de sus bigotes tapaban toda aquella simpática presencia de incisivos. No fue necesario preguntar nada, vino en directo hacia la rueda y se sentó sobre sus cuartos traseros para enseguida levantar los párpados superiores y dejar ver las lacrimosas pupilas.


-Mi gente se ha perdido.


Los humanos callaron por respeto al evidente dolor, pero sin entender a qué se refería. No parecía posible que literalmente se hubiesen perdido, ellos, que ante el menor peligro eran llevados por su patas directamente a la boca más cercana de la madriguera. Tal vez Trum se refería a que el entusiasmo por recorrer y conocer el mundo de arriba, había llevado a los miembros de su especie a alejarse más y más unos de otros...


-El pato Donald les hizo la cabeza!


Tuvo que explicarse, por supuesto, diciendo lo que los otros ya sabían, que los Tucus Mutantes eran una especie muy nueva, carente de experiencia y de picardía.


-Somos tan inocentes como los niños de ustedes...nos creemos todo y nos cuesta imaginar que detrás de las cosas pueda haber una segunda intención...


-Pero qué pasó?


-Que hace una semana se inauguró una cadena de Pato Donald, esos que venden hamburguesas y coca.


-¿Queeee....???!!!


-Sí, aunque no lo puedan creer. Las Comunas de la costa lo autorizaron para dar una imagen más simpática frente a los turistas....


-¡... es una multinacional!


-Pero eso no es lo peor. Hacen trabajar a los adolescentes por dos mangos y competir entre ellos para ver cual puede ser más servil. En cuanto se enteraron de nuestra existencia diseñaron sorbetes triangulares que encajan en el borde de nuestros dientes y anunciaron que querían incorporar personal de la especie Tucu... Nuestros críos se presentaron en masa!


-Bueno... ya se van a aburrir...


-Ja, eso pensamos algunos optimistas...


-Pero si acaso llevan ahí una semana...


A trum se le terminaron de soltar las dos enormes lágrimas que hacía rato rondaban de pestaña en pestaña. Miró a sus amigos como implorando.


-¡Nos reprochan a los mayores la baja productividad de nuestra organización social!


-¿Los adoctrinan?


Trum parecía desplomarse sobre las lágrimas vertidas.


-¡Pero con la práctica! Es un sistema que funciona como un túnel que te lleva y te lleva tras un destino que si fuera cierto todos seríamos felices. Todos ricos, es decir... Con lo que ya nadie se sentiría rico y por eso sigue en el tunel para llegar allá a la lejana y altísima meta que es el fin del túnel y que sería cuando serías el más rico pero... LA COMPETENCIA!!! El verdadero maldito demonio que a infectado a toda una generación nuestra!. Las verdadera regla del juego inventado por los humanos. Sálvese quien pueda.

Publicar un comentario en la entrada