jueves, enero 17, 2008

460 El que llegue último...

Ernesto quiso reaccionar la congoja que las palabras de Trum le producían con un ataque a la falta de perspicacia que habían demostrado los comuneros.


-¿Qué quieren? ¿Volver a empezar con esa historia de te juego a quién llega primero? ¿No ha bastado con milenios de destrucción para comprender que lo único que el hombre no precisa es que le empujen a competir?


-Desde niños...


El ambiente se derretía otra vez en lamentos inútiles. Era lógico que si alguien quiere dominar a los seres pensantes tiene que comenzar temprano, cuando todavía el ser no a llegado a comprender todos los sentidos de las cosas y sus posibles tergiversaciones, tan lógico como que trate de presentarles la ilusión de que se va primero en la carrera, o casi. No digo que eso esté bien hecho. Yo no haría algo similar para mantener las ideas contrarias... consciente de estar dando con ello un importante changüí....¡La puta!


Queda grosero cuando algún gobierno presumiblemente de izquierda instaura el catecismo ideológico mientras en el otro bando nos adoctrinaban desde la más tierna infancia en las virtudes de consumir más que los demás y ser más que los demás. Porque de eso se trata, revestido con aquellos siete velos de la ilusión y la poesía correctas. En cambio suena hasta lógico que un gobierno de derecha se preocupe de la seguridad nacional entendida dentro de sus propias fronteras. Sujetos peligrosos con posibles contactos con los terroristas. Mientras que no menciones por ahí a la policía política de tal o cual república!


No me vengan a joder! Todas las policías son iguales y en todos lados de algún modo se tortura. Y los gobernantes no son nunca lo que se podría pretender. Sino apenas unos ejemplos de los extractos más avispados de la sociedad, aquellos que ya de chicos han sabido aprovechar todas las ventajas... Porque el hombre es por ahora así. Un ser que ha triunfado a fuerza de inteligencia y coraje pero que ta vez fracase pronto si no aprende a frenar y canalizar su agresividad. La vida sobre el planeta depende de ello.

Publicar un comentario