domingo, enero 13, 2008

457 ¿EN QUÉ ESTÁS PENSANDO?

Cuando desde la cocina se sintieron ruidos fue porque Margarita andaba preparando el mate. Vino con un plato de galletitas por delante, el mate y el termo en el mismo brazo y por detrás, seguida de Vittorio con su cara de relajada felicidad.

.¿Te han dejado solo, Ernesto?

Evidentemente  tampoco ellos sospechaban los momentos que se estaban viviendo en América del Sur. La Guerra Interplanetaria. O, bah, interdimensional, se podría decir. Por ahora sin intervención humana, pero sí con más de un bando enfrentado, como se acostumbra en las guerras. Las bolas de Bahía Blanca sobrevolando el terreno y todos haciendo los preparativos para lo que parecía inevitable para el momento en que los comuneros dijeran "no va más".

Ahora bien, había algo muy extraño en todo eso. ¿Por qué los ángeles y sus aliados en la tierra no apoyaban la invasión desde un principio con todo su poderío militar? ¿Les interesaría mantener la integridad biológica de sus clones y todos los humanos que les aceptaran como los dioses de siempre? No hay reinos sin rey, pero mucho menos sin plebeyos... Para qué hacer todo por vanidad si se queda uno sin quien se la acaricie...

-¿Querés mate...?

-¿Eh!...Sí, que no voy a querer!

Mientras se ponía colorado y tomaba el mate de manos de Margarita, Ernesto observó que la pareja distaba años luz de percatarse de su preocupación. Así era el mundo. Y si no se volvía una cosa necesaria, para qué decirles malas noticias y sacarles del mejor de los mundos posibles? Mejor poner la computadora en piloto automático y arrimarse a los amigos.

-¿Otra vez hiciste galletitas?

-Si... esta vez no salieron tan duras.

Pero si los ángeles o el mismo viejo Dios, eran tan previsores y razonables como para preservarse algunos admiradores vivos... ¿como era que no podían entender que nada de eso era razonable? Ah, daban ganas de matarse, pensar que que por el simple error de creerse dioses cuando el otro lo cree... ¡Qué enfermos...!

-Estás rechupando el mate vacío, Ernesto..! En qué estás pensando?

-Ah...en Dios... ¿por qué será tan estúpido?

-¿Cual Dios...?

-El viejo ese que nos hace la guerra.

Publicar un comentario en la entrada