viernes, enero 11, 2008

456 Últimas Informaciones

Para eso activó la lista de direcciones del sistema 5/25 enviando a las dos mil quinientas comunas registradas, el mismo pedido de informes. Situación actual y noticias del movimiento enemigo. También el numero de bolas disponible y cuantas de ellas estaban con el equipamiento actualizado. Enseguida comenzaron a acumularse las respuestas sin darle tiempo a leerlas por completo.

En Tucumán quince comunas reportaban tranquilidad militar, sin noticias de movimientos, pero con extraños acontecimientos callejeros. Allí eran sujetos milagrosos los que estaban llamando la atención con sus curaciones y alharacas destempladas. Enfermedades que nadie sabía que existieran se curaban de improviso, entre medio de aleluyas, sin dejar más rastro sobre las víctimas que un estado estolidez superlativo. En Chajarí (E.R.) quinientos corderos habían aparecido desangrados sobre los campos. Un chupacabras, por lo visto. En cambio en Colonia Barú lo que había aparecido era un montón de círculos de pasto quemado y el caso de un niño nacido con cola. En Córdoba, capital, en medio del festejo por la muerte del dictador Anaya, un sujeto entró en trance delirando toda la guía telefónica sin equivocarse en un sólo número. Tenían en estado utilizable doscientas veinticinco bolas protegidas contra los proyectiles de masa negativa recubiertos de persignaciones. Los de Tandil fueron de los primeros en reportar noticias sobre tropas enemigas. La tripulación de una bola de carga, que hacía su trayecto regular entre esa localidad y Rawson, afirmaba haber visto una mancha gris extendida sobre los campos que, al ser observada a menor altura, resultó ser una enorme infantería acampada junto a los pertrechos.

En una sola cosa estaban los argentinos de acuerdo. La televisión tradicional transmitía todo el tiempo estupideces capaces de vaciar los más sólidos cerebros. Había caído en manos del enemigo. Vanos eran los intentos por recuperarla desde que las ondas piratas llegaban a las antenas con veinte veces más energía. Y qué programación! Susana, El hermano mayor y programas de chismes...

Desde Bahía Blanca acababa de salir un flotilla de bolas pertenecientes a un conglomerado de comunas de la región. Iban a hacer un relevamiento aéreo. Mientras tanto se aprestaban a desbaratar miles de teléfonos celulares que habían quedado zombis retransmitiéndose el sonido de la TV. Lástima que los equipos miniatura de guijarros implantados dentro de las portátiles, como el que se estaba utilizando para enviar esta información, aun no se habían llegado a producir seriadamente. Los guijarros habían demostrado ser más confiables que cualquier chip y, aunque la teoría tardara en explicarnos eso, parecían inmunes a toda influencia externa excepto aquella a la que están direccionados.

Publicar un comentario en la entrada