jueves, julio 16, 2015

972. Hijo del hiperespacio

 Y estaba siendo completamente sincero porque lo que estaba sintiendo en ese momento era sin duda amor. Amor espontáneo y absurdo si se le mirara con ojos convencionales, pero autentica fuerza de unión entre él, el hijo del hiperespacio, y aquella muchacha, idéntica en casi todo a la flaca (menos en historia) que había conocido en algún momento del día anterior en un planeta Tierra, de esos, a donde había sido él.... exiliado, por culpa del error del pelotudo de su abuelo Abelardo...

--( pero esta guacha me puede...!)

*********
Aprovechamos el trozo en pantalla negra para hacer algunos comentarios editoriales. En primer lugar queremos confesarles que este personaje Manuel, está completamente fuera de nuestro control. Se supone que nosotros como editores deberíamos monitoriar , en términos generales la línea narrativa, para mantenerla dentro de los rangos que nos indican la evolución de las ventas, pero...  los autores de la tira... completamente desconocidos para nosotros, han dejado de comunicarse por las vías regulares y hasta por las más exóticas, que eran sus predilectas.
El personaje Manuel, fuera de nuestra influencia a venido transformándose en un ser extraño, muy diferente al simpático muchachito que un día se vio enredado en extraños fenómenos paranormales. Ahora se nos presenta mucho más hermético. Los autores parecen quererlo transformar en alguna suerte de viejo sabio o de zorro viejo, que prefiere renunciar a las aventuras que le hicieron famoso para dedicarle todo el tiempo a la crianza de su hijo en un lugar tranquilo aunque sea al mismo tiempo el extremo mas fascista de la galaxia... cosa que ni siquiera hace!

Sólo queremos agregar un saludo, queridos auditores, lectores y videntes...
 Y un pedido de paciencia...

La Editorial


Publicar un comentario en la entrada