lunes, julio 13, 2015

970. Todas son Verdaderas!

 --Y cuales son esas dos maneras de pensar --preguntó Manuel haciendo un esfuerzo para imaginárselas.

El de la nebulosa le miró como si fuere un marcianito verde.

--Las dos maneras!... O acaso ustedes pueden... (le brilló de pronto en la mirada un rayo de esperanza desfalleciente.)
--Sí, cuales dos maneras...?
--Mar y Mur, por supuesto... o ustedes conocen otras más?
--Esas son palabras de tu idioma, a nosotros no nos dicen nada.

Otra vez se sonrojó hasta las orejas-  (Confirmado se trata de un ser totalmente vivo, sin implantes sintéticos).

--Bueno, Mar en esa clase de español que ustedes hablan en el Río de la Plata se podría traducir como blando y Mur, por el contrario duro, pero blando en el sentido de poco agresivo, poco varonil tal vez. ...
--Y por lo tanto Mur es lo contrario, lo agresivo, lo guerrero?
--Sí... Si pensás en el modo Mur, tus pensamientos van dirigidos a la acción, a la practicidad. Se presupone la realidad de la realidad.

Manuel paró la oreja.

--¿Y cuando en el modo Mar entonces dudan de la realidad?

El andromedario se rió por segunda vez:

--Sí, ja ja, casi todo el tiempo!
--La consideran una ilusión... de qué tipo?
--Ah, eso cada cual lo imagina a su manera. Cada cual vive sumergido dentro de una historia fabulosa que el mismo ha creado tratando de entender el código de la realidad.
--Cómo es eso...?
--Y... cuando uno entra a pensar dentro del modo Mar deja de entender nada, el mundo se presenta como una serie de luces de colores cambiantes y de molestias auditivas así como de golpes en distintas partes del cuerpo. Pronto comienza a entender algunas regularidades y tiende a atribuirles significados. Después que la vista se vuelve toda rosada y se siente determinada picazón en la nariz, seguro que la boca se llena de algo dulce que me gusta. Ja ja... Lo gracioso es que cada quien interpreta las señales de la realidad de distinta manera, Ja ja Ustedes nos llamarían locos!

Manuel, en vez de contestar se puso pensativo. No porque él mismo a veces no hubiera pensado cosas parecidas, sino porque de golpe había redondeado una contestación. Faltaba decirla.

--Todas son verdaderas!


Publicar un comentario en la entrada