domingo, diciembre 27, 2009

773. Desnudos, Papas muertos y Espejos de colores

Por lo tanto era sí aceptable la idea del cónclave. Las siete mentes más potentes de la galaxia reunidas para por lo pronto intercambiar informaciones que un momento después -estamos hablando de tiempos cósmicos- servirían para fundamentar los cambios globales que se van a producir.
Manuel derramaba sobre la tabla y las varias orejas que le oían, oleadas de conceptos sobre el paralelismo de las múltiples realidades, las supuestas barreras energéticas que las separaban y los incomprensibles atajos que el pensamiento lograba inventar sin por ello violar ninguna de las leyes.

-Parece que el conjunto de todos los universos está construido con esa única materia prima: Pensamiento.

Porque el pensamiento habría fabricado la materia y la energía cuya naturaleza última se vuelve incomprensible por ser simplemente pensamiento. El pensamiento se vuelve confuso cuando se piensa a sí mismo. Se mira en el espejo que él mismo inventa, pisa su propia sombra, se traga a sí mismo, se auto modela... y se aburre.

En cambio los cinco rockeros tiraban paladas de historia sobre la misma mesa a cada pausa de Manuel. Sin quitarle continuidad al discurso, ni perder ellos la propia línea, ni la atención que prestaban a lo otro. Lo que pintaron con gruesos trazos negros sobre una posible pared blanqueada, fue la progresiva antropofagia social que una minoría de teóricos y pragmáticos de los negocios, habían logrado llevar adelante con la colaboración de una estúpida mayoría embaucada por los espejitos de colores del progreso y la eficiencia.

-Nosotros, típìcos hijos de la clase media, nacimos y nos desarrollamos en medio de este alud que va barriendo todo el planeta. La naturaleza, el clima, la atmósfera, el giro de la Tierra sobre su eje y por supuesto la propia humanidad.

Preguntó Manuel si no se habían notado influencias externas sobre este mundo, pero ellos dijeron no creer en Ovnis. Todos los días la televisión atontaba fanáticos con borrosos cucharones tirados a volar para ser fotografiados. Eran parte del show. De otra cosa no tenían noticia a no ser que la extrañas muertes de tres Papas en un año pudieran ser atribuidas a los marcianos y no a la supuestas guerrillas aborígenes que nombraban las agencias de noticias.

-¿Aborígenes?

Quedaban grupos residuales de lo que en un momento fueron grandes movimientos ecologistas, escondidos y...

-...desnudos, completó Magda a las risas.
-Sí... pero ustedes dijeron no ser...

Mientras se aclaraba este punto Jack se levantó para volver con una foto y colocarla frente a los muchachos. La foto de un grupo de desnudos en cuyo centro se veía la figura indudable de Ernesto Federico de Oliveira e Souza.

-Le conocemos, -dijo Manuel poniendo el índice sobre su pecho.
-Yo también, -respondió el más veterano- está desaparecido






Publicar un comentario en la entrada