martes, enero 13, 2009

647. Tanjerina, teta y vino.

Al cabo de un rato acordaron no hacerle más caso a los olores y continuar con el tema de la locura y sus posibilidades de cura, o no, por ejemplo. Para Manuel estaba claro que mientras tanto él podía comprender todas y cada una de las dudas que sobre su cordura pudiera el licenciado mantener, no estaba loco, y menos cuando todavía le tenía sin comunicar otras tantas que él mismo había mantenido con respecto a su propia cordura.

-Todo eso no importa, licenciado, no importa nada! Como nunca vas pensar que se puede tratar de una alucinación cuando ves que un auto se te viene encima! Si era alucinación te enterarás después, pero primero, pegás un bruto salto.

El diálogo se había vuelto amablemente un debate intelectual. Vittorio con evidente entusiasmo en su expresión trataba de demoler los argumentos de la defensa.

-Si en tu mente todo estuviese tan claro, cómo me explicás que hayas pasado media hora olfateando olores inexistentes...?

-Ja, eso sería un problema médico. Tal vez a causa del traslado...

-(desdeñoso) Ah, sí, sí...

-... o viene del otro mundo, por qué no! ¿Por qué no pueden llegarme olores del otro lado si desde allí me han traído. Me han tirado... Pero... ¿y por qué llegarían esos olores siguiéndome...?

-Eso. No parece muy razonable.

-Pero de repente no vienen siguiéndome... Los mandan!

-Quienes...?

-Son como... avisos. Me quieren llamar la atención. ¡Me están buscando...!

-¿Quienes...?

-Mis amigos. Mandinga, mi padre... Mirá, ahí a vuelto el olor...!

-¿A qué?

-...durazno, eeeh...empanada, flores de esas... Uf, ajo!

-Tranquilo, yo voy tomando nota.

-Ahora olor a gas...  y ahora peor, como a huevos podridos...

-...

-... no sé, un olor raro... y ahora volvemos al viejo jazmín!

-...

-...nafta...limón....otro jazmín y un olor conocido, muy suave, enseguida olí como si estuviese con un plato de ñoquis enfrente y enseguida... olor a orto, después polenta, queso, rosa, ja y el olor que tenía la sotana de aquel cura del ómnibus!

-...

-tanjerina, teta y vino, no sé y...zanahoria...




Publicar un comentario en la entrada