sábado, enero 23, 2010

781. Consecuencias Prácticas

Otra vez estuvieron conectados. El que más o el que menos alguna vez ha leído algún libro sobre meditación oriental aunque más no fuera por no tener que quedarse con cara de boludo cada vez que alguien mencionaba el tema. Se entendiera o no, que no hace a lo fundamental. Como cuando se fuma y conversa las horas perdidas sumando ideas imaginadas como cuadros en continuo movimiento, lo importante no es el tema, ni la probable realización de ninguna de las ideas; es el mismo hecho de dejar fluir las palabras durante ese mágico tiempo sin contradicciones, ni oposiciones, ni pedorras cuestiones como la ciencia o la realidad. Tal vez una vuelta al primitivo paraíso aquel donde unos y otros éramos nosotros, y juntos jugábamos a fabricar el universo con la magia de las palabras... (¿idealismo?) O algo así.

Pronto varios disertaban mejor que Manuel sobre las probables consecuencias prácticas de los saltos dimensionales, olvidando que cada dimensión, o juego de ellas constituye un mundo completo y complejo, con su propia dinámica y leyes propias, no un lugar vacío al que se puede acceder desde donde nos parezca, a dejar las pruebas del crimen cometido al otro lado del muro. Sin embargo ni media hora tardaron en estar hablando todos de lo mismo, sin por supuesto haberlo premeditado ni ser acaso un tema recurrente entre ellos. (los rockeros) Hablaban todos sobre las notables facilidades que la existencia de mundos paralelos venía a arrimar a una hipotética posibilidad de que algunos planearan con ese conocimiento el inicio de una revolución política y social probablemente inspirada en las ideas anarquistas. Vaya, vaya..!
Sobre que en caso de una encerrona militar las huestes ácratas pudieran escapar de la vista huyendo hacia el otro mundo... pero de alguna manera que no avivara al enemigo sobre la posibilidad de hacer lo mismo y masacrarlos del otro lado...

Partamos de la base de que el enemigo nunca es estúpido... (no sería digno de nosotros).

Pero bueno... No quiso Manuel contarles sobre algunos enemigos que ya se tenía conocido por no perturbar la tan notable maduración de las ideas. Por momentos parecían prestos a vaticinar que se pudieran ver enfrentados a los ángeles del cielo así como tantas otras entidades dedicadas a la destrucción de las buenas ideas.. Eran inteligentes y aspiraban a vivir en un mundo donde reinara la paz y la hermandad entre los hombres. Espíritus delicados y sensibles puestos dentro de cuerpos comunes y silvestres. Quién lo fuera a imaginar? Pregonaban la igualdad a raja tablas y creían que el hombre nace libre y la sociedad le vuelve esclavo. Que cada uno está capacitado para descubrir por sí mismo las propias verdades. Que no hay más verdad que el amor. Y que en definitiva nadie sabe para qué mierda vive.

Así y todo ya estaban olfateando el perfume de la aventura =parecían niños=, siguiéndole el rastro y comenzando a dar los primeros pasos que les podrían acercar a la acción.

=Hablemos sobre ese aparato volador
votar
Publicar un comentario