martes, mayo 12, 2009

692. Argumentos

Ese era Cholo. La fuerza del pensamiento retratada en un rostro oscuro de esos que a los blancos les parece tosco. Mandíbulas anchas provistas de buenas muelas. Cejas rectas siguiéndose mutuamente la línea. Ojos, tal vez pequeños, casi escondidos en lo alto para desde allí escrutar.
Con eso basta.
Por supuesto que de seguir la esgrima de los argumentos tendría siempre nuevas maneras de atajar los golpes, pero...

-Pero sin embargo vos sos anarquista. No lo haz de considerar imposible...
-Todos tenemos alguna fe. No me hago ilusiones, pero, tampoco puedo renunciar a mis ideas.
-¿Y si yo te dijera que...
-¿Que qué?
-...que dentro de poco el anarquismo va a ser la idea de todo el mundo?
-¿Por qué se te ocurre eso?
-Eh, digamos... una premonición...
-...

No se dejaba seducir. Siempre había sido así.

-Fijate si no, en que la gente de todos los países cree cada vez menos en los políticos. Lo dice hasta la televisión. Dentro de poco ya no querrán votar más a los diputados ni aunque les prometan un puesto público. Sólo falta que vean que hay una manera de no tener que alimentar a todos esos vivos. Terminar con los representantes.
-No se si eso es tan nuevo. Los reyes y los políticos siempre fueron ladrones y engañadores. La gente siempre lo supo pero se sentían amilanados por el poder. No se atrevían a desafiarlo a cara descubierta. Hacían pequeñas trampas cuando creían que nadie les veía. Ahora también. Nadie cree en la justicia del modelo, pero le considera el único posible. Simplemente que ahora el estilo de los medios es más informal, te preguntan hasta por el color de los calzoncillos.
-Eso era así hasta ayer. Ahora ya...
-¿Qué cambió, ahora?
-No sé... Pero estoy seguro que...
Publicar un comentario en la entrada