sábado, junio 06, 2015

954.¡Me Encontraron!

 A pesar de tanta  aflicción ellos entraron a la casa. Conversaron con Ulyces como siempre de cosas del día, sacaron del armario y la heladera elementos para la comida, acallaron las voces y los dos, uno junto al otro, prepararon comida caliente y olorosa. Tomillo, albahaca, perejil y orégano. Cuatro manos sobre un mismo teclado. Por fin se sentaron a la mesa. Una familia.
A las once estaban dormidos los tres, pero a la madrugada Manuel saltó de la cama dando voces alarmadas.

--Son ellos Magda, son ellos..!!- repetía sudoroso y agitado- me encontraron!

Luego, se explicó: Había soñado conque estaba flotando en una nada gris y uniforme, como en el espacio, y que de pronto se veía rodeado por esferas negras, negras y opacas, y que eso... eso le había llenado de pánico porque... sabía que venían por él...¡ Eran bolas enemigas!

--Bueno, pero tranquilizate ahora, fue un sueño, sólo un sueño, una pesadilla
--Es que...no se...
--Qué, no sabés... nunca tuviste una pesadilla?
--Esto era distinto-- susurró Manuel--...y además otra cosa, ah sí, otra cosa...
--Qué otra cosa...?
--Qué logré escaparme!
--Sí, te despertaste.
--No me desperté, escapé del corral que me había rodeado, ahora lo recuerdo...Fue una huida voluntaria!
--Tanto da...
--No entendés... Hice un cambio a voluntad.... Eso! cambié de dimensión con sólo proponérmelo y volví acá.
--Nunca te fuiste, estabas acá.
--Es cierto, pero... Tal vez en el sueño me fui alejando... yo creo que el sueño es algo así como un viaje a otro mundo.

Magda torció la boca:

--Uf, a esta hora Manuel!
 --...
--Apagá la luz y dormite...
--No, Flaca no te duermas, esto es muy importante para mi... y para vos también supongo... para todos, bah.

Magda volvió a su lado y se dispuso a escuchar:

--Por otra parte-ahora Manuel sonríe-- la luz está apagada, aunque...nos vemos perfectamente y... ha de ser como las cuatro de la madrugada, el sol sale a las... Te das cuenta...?

--Y porqué nos vemos si la luz está apagada--preguntó cautelosa la Flaca.-

Manuel se puso de pié frente a ella y antes que comenzar a contestar la pregunta hizo una serie de movimientos presuntamente característicos de la presentación de un show. Había recuperado del todo su ánimo  dando rienda suelta al buen humor.

--Suponete que vos vas viviendo una vida y de pronto tenés que elegir entre dos caminos, sin posibilidad de retorno...¿Vas a elegir uno, por supuesto, o vas a elegir los dos...?

Magda sonrió.

--Elegir es desechar alguno.
--Cierto... pero si haces las dos elecciones, en cada una desechás un camino diferente y te quedas con uno de cada uno.
--Ah, entonces valía hacer trampa. Dos elecciones en vez de una!
--Ya se que suena a trampa, pero hacés las dos elecciones a la vez y nadie se da cuenta...ja ja





Publicar un comentario en la entrada