sábado, junio 27, 2015

959. Líderes Libertarios


Abelardo se miró con Germán un momento. Claro que compartían y comprendían la necesidad del muchacho. !Explicar...! Como si todas las cosas se pudieran explicar! Pero ellos,  vivían igual buscando explicaciones, el muchacho no era distinto...



Primero Abelardo se acuclilló de esa manera que usan los futbolista, y tal vez se puso a hacer dibujitos en la tierra con un palito, nunca con el dedo, que para un temperamento científico como el suyo, no hubiera consonado. Enseguida los demás, hasta Magdalena y el niño, entendieron el gesto y lo imitaron formando una rueda alrededor, no de una hoguera, sino de la explicación que se iba a holografiar en el centro, seguramente.
 Abelardo comenzó a pronunciar palabras sin levantar la mirada más que a medias, evitando los ojos de Manuel, y las fue mandando por lo bajo, de una manera lenta, como esperando a ver las que salían si no habían sido rechazadas las anteriores...



-Mirá, Manuel... Yo te pido perdón por haberme metido a manejar tu vida... Te pido perdón, pero  de lo pido, sólo de las primeras abducciones, aquellas experimentales... porque no debí hacer experimentos contigo... ni con nadie, por supuesto. En la parte humana nunca he sido bueno, lo reconozco... Yo no puedo con mi genio! Se me ocurre una idea... una idea buena quiero decir, de esas que te dejan encantado por las enormes consecuencias positivas que pudiera tener y entonces zaz! Yo no paro hasta concretarla, no importa cuanto me cueste hasta en mi vida personal. Me hago fanático de la idea y salgo derribando murallas con la frente y gritando que quien no ve la genialidad de mi idea es un ciego o un ignorante! Me importa un carajo el precio! No me aferro a los conceptos clásicos recontra comprobados, yo innovo!.....Pero algunos conceptos clásicos no están tan mal.



 Cada quien es dueño de su vida



... o debería serlo, porque si no qué significado puede tener una vida que no se vive a si misma, que es simple reproducción de un sketch... Y bueno, yo creí encontrar una manera de mejorar la historia, no la pasada sino la futura. Hacer pequeñas intervenciones aquí y allá en la matriz de las variables en juego para que la tendencia general de la evolución cultural se salteara rodeos, y fuera rápidamente a generar una sociedad madura para organizarse libertariamente... Se precisaban líderes. Pero no líderes de esos que nos tienen cansados. Líderes libertarios! Individuos impecables en todo sentido pero además, incapaces del aprovechamiento mezquino ni de la prepotencia... Por casualidad pensé en voz... Sí en serio, por casualidad... Yo sabía que eras muy inteligente y bueno, lo comprobé mil veces cuando vivía en la tierra.... ¡Pero nunca me había puesto a pensar que eras perfecto!



Manuel se rió.



--Dale abuelo, conque pidas perdón es suficiente... ya te perdoné.



Abelardo después de unos segundos levantó la cara y continuó su explicación.

--Bueno, qué querés que te diga...Te ví más glorioso que Artigas, que San Martín o que Bolivar... Te vi como el Ché Guevara del futuro, te vi el héroe perfecto... el que iba a lograr la liberación definitiva de los pueblos de América, tanto del poder imperial como del egoísmo propio... Ja ja...--.sacudió las manos como espantando moscas---... Me fui al carajo! Ahora lo comprendo...¡Pero ya estaba hecho!

Publicar un comentario en la entrada