jueves, junio 07, 2012

900. Pensamiento Binario

Los circunstantes, aun los más incrédulos, comprendieron la situación de inmediato. Si era cierto que dos espíritus se pueden meter en el mismo cuerpo tendría que haber alguna forma de que lo abandonaran -pensaron. O al menos uno de ellos... Ahora bien, el espíritu saliente... ¿dónde se mete? No ha de ser como un litro de vino que sacamos de la damajuana y metemos en la botella. Se trata de algo líquido o de algo sólido... ¿O es un gas?
Por supuesto que no lo decía en serio. Era una manera de entrar en tema, de comenzar a plantearnos nuestra falta de progreso en la comprensión de los fenómenos espirituales, y de todo lo que esté más allá de tres cuartas por delante de nuestras narices.
Podríamos tomar como hipótesis probable la de que todo espíritu aspira a tener un cuerpo donde habitar en el mundo material. Sería como una necesidad... digamos instintiva.
(Por el momento dejemos de lado la discusión sobre si pueden haber espíritus sin cuerpo. O sea que pudieran ser una unidad indivisible, en cuyo caso no podrían existir los dioses ni los ángeles.)
En general somo de concepción binaria. Cuerpo-alma. Materia-energía. Los opuestos nos parecen apoyados mutuamente en cuanto a veracidad y realidad. Derecha -izquierda. Arriba-abajo. El pensamiento binario ordena las cosas,
Manuel ni siquiera pensó en pensar. Estaba seguro de saber qué cosa era un espíritu. La esencia del ser. El que realmente es. Recordaba sus experiencias de introducirse en el punto como una perfecta continuidad de su vida anterior, cuando aun estaba en el mundo de las cuatro dimensiones. Claro que... dentro del punto el único entretenimiento posible era el amor.
Ernesto era también partidario de concebir a los espíritus como entidades separadas de todo lo material. Una clase de existencia que pudiera tal vez algún día ser considerada material, cuando el concepto de materia abarcara muchas cosas que hoy parecen inmateriales. Y de que los espíritus puedan o no habitar dentro de cuerpos vivos. Lo que nunca se había puesto a pensar era cual sería el método o el mecanismo a través del cual el alma se introduce en un cuerpo. Lástima, porque de haberlo pensado quizá le fuera más fácil encontrar la solución al problema del pobre Dengue
El alcalde no pensaba demasiadas cosas. Todavía continuaba absorto.
Cholo Se estaba yendo detrás de recuerdos de cosas que había leído alguna vez sobre milagros en los que el demonio saltaba del pecador exorcizado y se metía en un chancho que salía gritando y corriendo hasta caerse en la laguna y morir ahogado.

                                                                                                                                                                             votar
Publicar un comentario