viernes, junio 27, 2014

941. 1967 - 2006... Ja Ja

Vittorio captó el tono ligeramente burlón, desafiante tal vez, cosa que  le aumentó la curiosidad.

--Y eso del hacha celta... ¿Qué entendés vos por un hacha celta? Perdoname el tono inquisidor, pero fuiste vos quién las mencionó.
--Es cierto. Para mí las hachas celtas además de ser hachas usadas o hechas por los celtas para partir cráneos y cosas así, son otros objetos, poco parecidos a un hacha, aunque también antiguos y también atribuidos a los celtas, que tenían la particularidad de que si se les hacía girar en un sentido sobre una superficie, al cabo de un momento perdían el impulso y poco a poco comenzaban a girar en el sentido contrario. Usted mismo me lo explicó y me dijo que tenía una en su escritorio en Montevideo. Un regalo que le había traído de Europa un amigo viajero.
--Ahhhh... ¿Y cuando te dije eso, y dónde...?
--Bueno ja, me lo dijo en su consultorio de la Policlínica una vez que me hicieron ir para que me revisara y dijera si estaba loco o no.
--...mmm
--Esa vez dijo que estaba completamente cuerdo porque según vos locos son los que creen que su fantacía es la única verdadera... No se que quisiste decir con eso, pero... tal vez tu diagnóstico no fue certero...
--Estoy seguro de que nunca te atendí en mi consultorio.
--Es que no te acordás... Se suponía que a mi me había dado un ataque de epilepsia o algo así y además que pretendía haber estado en contacto con mi abuelo muerto, Abelardo, el mismo que era amigo de don Miguel.
--Ah, ya veo... ¿Y realmente creías estar en contacto con tu abuelo muerto?
--Ja ja, eso es lo más gracioso, vos me diste el alta sin que yo me desdijera de ninguna cosa... hasta te mostré los guijarros con los que me comunicaba con él... bailaban como las hachas celtas, pero eran muy pequeños y bailaban sin parar
--Te comunicabas a través de los guijarros...?
--Claro... usando una clave, como si fuera Morse... las variantes eran, si el guijarro giraba hacia la derecha o hacia la izquierda.
--¿Y el te contestaba...?
--Ël había inventado el juego y me lo había mandado de regalo.
--Desde el más allá?
--No, desde Guichón...pero eso sería muy largo de contar.
--Es que no entiendo... acaso él estaba muerto en Guichón?
--No. Estaba muerto, pero antes de morir vivió en Guichón y allí con un amigo llamado Bosco labraron esos guijarros y los convirtieron en transmisores de mensajes. Al morir dejó un juego de guijarros para que Bosco me los entregara. Y entonces ocurrió otra cosa graciosa Vittorio, que Bosco tenía mi misma edad ¡y estábamos en el año 1967! Ja ja. eso ocurrió un día del año 2006.

Publicar un comentario en la entrada