sábado, marzo 29, 2014

923. Está todo bien

Pero cuando llegaba de vuelta las cosas se complicaron un poco al sentirse llegar una motocicleta sobre el pasto de la entrada, Era Rulo que habiéndose por fin comprado su anhelada moto, pues venía a mostrarla  loco de alegría.
Manuel  se quedó con la boca abierta congelada frente a la incredulidad de Cholo. Tubo que girar la cabeza cuando ya Rulo a los gritos entraba por su cuenta a la casa, pero logró susurrar al menos
-Está todo bien, Cholo... después hablamos...
Tal vez Cholo ni siquiera llegó a escuchar aquello porque a continuación se transformo en un muñeco dejado justo en medio de una reunión de gritones. Atrás de Rulo había entrado Julieta cuando por la puerta del dormitorio regresaba Magda a saludar llena de sonrisa, Manuel fue arrastrado por el abrazo de Rulo y todos repetían la marca de la moto hasta sin saber a qué correspondía. También el precio que había sido bastante moderado para una máquina de aquellas característas, especialmente teniendo en cuenta la cilindrada y el estado general casi impecable.
Al cabo de un rato Cholo se logró levantar de la silla y casi en punta de piés salir con disimulo de la casa a juntar su bicicleta y  pedaleando alejarse por fin de aquella conversación que ya amenañzaba cambiar el tema de la moto por el más acostumbrado del futbol.

Publicar un comentario