domingo, marzo 30, 2014

924. El tema del futbol

Al notar la desaparición de Cholo, Rulo se alegró todavía más. Hacía tiempo que el negro le estaba llenando las pelotas con sus ínfulas de gran sabihondo y sus discursos políticos que parecían sermones de un cura franquista (él había conocido uno). Ahora se las daba de crítico y andaba diciendo que se iba del Frente porque se sentía "defraudado" por no decir "estafado" por la realidad del Frente en el gobierno.
 ¡Y además aquello de la vez que le había pescado mirando los senos a Julieta y Julieta sonriendo como una boba!

A Julieta no le pasó desapercibido porque le estuvo observando todo el tiempo con mucho disimulo como eso de verle en el reflejo en los vidrios de la ventana. Hubiera preferido que se quedara porque siempre le había considerado "bocho" y pocas veces había podido escuchar las cosas que decía. A Rulo le caía gordo. Pobre Rulo! Es que se pone necio.... y ahora para colmo quiere ponerse a discutir de fútbol.

Tampoco Magda dejó de observar el pretendido sigilo, ni Manuel

-¿Qué se yo, Rulo... Vos bien sabés que a nosotros el tema del futbol nos tiene podridos!
Publicar un comentario