viernes, agosto 14, 2015

983. La imagen del destino

 Por las caras de las muchachas comprendió que no habían comprendido. Cierto, no lo había explicada bien... Recordó las palabras anteriores y... claro!, entre palabra y palabra de esas él había pensado quinientos pensamientos y visto mil fotografías que ilustraban los pensamientos en una larga película  sobre las cosas que le habían llevado a las conclusiones que había llegado, ja ja! Más claro, que el agua. Aunque estuviese mal dicho!
Ana, con ironía le contestó que por supuesto le había comprendido "perfectamente". Pensó que era ironía, porque no se podía pretender que en tan poco tiempo hubiese comprendido racionalmente algo que pertenece más bien al reino de la magia, esta muchacha! Por eso le sonrió comprensivo sabiendo que debería elaborar un discurso nuevo que explicase de manera convincente el mecanismo de vuelo y maniobra de las bolas. Les dijo:

--Las bolas son un resonador y amplificador. Resuenan con nuestros pensamientos y los amplifican por continuas resonancias. No todos nuestros pensamientos, no. Solo aquellos que se refieren a la misma bola con intensiones de dirigir el vuelo. Son órdenes potentes, capaces de producir pequeños efectos sobre la materia, pero demasiado pequeños por lo general, inmedibles... Las cuerdas de las bolas son sensibles a esos pequeños impulsos, esas vibraciones, entonces entran en resonancia, pero el pensamiento sigue, sigue impulsando a la cuerda un poco y un poco más... la cuerda acumula esa energía y la amplifica... eeeh..... je, tal vez no es exactamente así... tal vez también la bola sea capás de tomar energía de otro lado, del cosmos, no se.... Pero yo creo que es así que funciona la parte del manejo... Después está la imagen del destino.... Esto es lo más raro. Después de que nuestro pensamiento le ha dado la orden de despegar, la bola espera que pensemos, que veamos con nuestra imaginación el lugar de destino del viaje... y sospecho que ahí está el problema.

--Cual problema-- dijeron las dos muchachas a la vez.

El problema este de que muchas veces te lleva a otro lugar distinto al que vos querías. A vos Ana te trajo hasta acá...Vos a dónde querías ir?




Publicar un comentario en la entrada