viernes, mayo 01, 2015

949. El Extranjero

Si se nos permite, trataremos de traducir a palabras humanas parte del flujo de imágenes y emociones que comenzaron a circular por la mente de Manuel.
  Verlo así de cerca a Ulyces le resultaba similar a verse espejado no sólo en lo visual sino en todo sentido. Individuo humano, individuo. Cosa misteriosa que administra millones de experiencias memorizadas después de vividas. Tierna cosa vulnerable y sensitiva... pero distinta. Cada uno, una persona distinta... y sin embargo parecida...!
Ulyces, distinto. Distinto origen y circunstancias posteriores. No era hijo de una hipie con un padre desconocido. En cambio de un par de flacos medio delirantes en cuyos ojos todavía tiembla el terror de algo que no se habla. Algo que habría ocurrido en el pasado de sus vidas...

Lo volvió a sacudir como para convencerse de tenerle entre las manos.

¿De cual Ulyces se trataba?

Se suponía que el recién llegado a este mundo era él y no los otros... que habrían permanecido... ignorantes de todas sus peripecias... y tal vez... habiendo vivido todos los últimos años en la monotonía de sus vidas pueblerinas. ¡Él, era el extranjero!
Asi que...




Publicar un comentario