martes, mayo 05, 2015

951. Ulyces y la Tormenta


Y en eso unos relámpagos que iluminan los vidrios de la ventana mucho más que la pobre luz artificial. Ulyces levanta ahora los ojos de la comida y sonríe. Enseguida el estrépito del trueno sacudiendo las paredes. Ha caído un rayo cerca. Ulyces modera la sonrisa, mira al costado y un poco para atrás. Parece buscar el origen del zumbido del viento que se está levantando.

¿Querés ver la tormenta...? Vení vamos a verla-- le dice Magda al tiempo que le extiende la mano. El niño acepta.
Salen los tres por la puerta del frente y se detienen en la parte en que las copas de los árboles dejan libre un buen sector de cielo a la vista.
 Era toda una tormenta! con el brillo casi constante de los relámpagos se podían ver enormes nubes peleando con gigantes fuerzas en su interior. Imágenes apenas, de algo todavía más grande que no podemos percibir.
 Por eso, más vale dejarlo a la imaginación de cada uno y atender ahora a las reacciones de Ulyces frente a la tormenta.


Publicar un comentario en la entrada