jueves, abril 03, 2014

926. Opiniones

A poco más de tres sorbos de vino la tensión se fue disipando. Rulo se olvidó de Cholo y del supuesto gusto de Julieta por él. Se olvidó de las desagradables imágenes de todas las veces que no había podido sostenerle una conversación de igual a igual. Y de que siempre parecía que a Manuel le importaban sus opiniones más que las suyas. Ahora Manuel le sonreía a él y también Magda,  Julieta le enlazaba la cintura con su brazo por detrás. Hágase la paz.  Y se hizo con los recuerdos, que no de otra cosa conversaban, los muchos recuerdos de las cosas convividas a lo largo de los años, que Rulo contaba de una manera mentirosa, al parecer de Manuel, aunque pudieran ser ciertas en este mundo en el que estaban.
Por eso al cabo de un rato a Manuel se le ocurrió hacerle hablar de algo más personal como forma de explorar qué clase de Rulo era el que tenía enfrente. Más o menos "ganador" o competitivo. Más o menos machista.

-Qué opinás del anarquismo como forma de organizar una sociedad?
-Y qué voy a opinar...? Que es imposible opino.- hamacó a los lados la cabeza negando y agregó- Es utópico... como un embarazo utópico. Sin autoridad...-volvió a hamacar la cabeza.
-...sin autoridad no habría ley, y sin ley nadie sabría qué es lo que puede hacer o no.- Completó Julieta.
-Pero  aunque no haya una ley votada por legisladores puede haber un acuerdo entre la gente... -Terció Magdalena.
-Acuerdo que sólo cumplirían los más boludos.- Retrucó Rulo-

Manuel cambió la pregunta.

-Y de la ley de Matrimonio Igualitario?
-Ah, eso es una payasada del Pepe. Mirá, yo lo quiero mucho pero... Si hasta la palabra le va en contra, fijate... "Matri- monio". Nunca pueden ser dos machos.
-Bueno, pero y dos mujeres...?
-...
Rulo torció la cara en una caricatura de si mismo.
-No, únicamente una Matri y un Monio, ja ja

Publicar un comentario