miércoles, abril 23, 2014

929. ¿...los dos...?

-Que vamos a tratar de ir... bueno según a qué hora... vamos los dos.

¿...los dos...?
-Sí...¿ La flaca no está invitada...?
-...no, eee...
-...¿No, qué...? ¿No está invitada?
-No, claro que puede ir, solo que...
-Que qué, Cholo...? O es una reunión de machos solamente?
-No, perdoná... es que ni me lo había puesto a pensar y me sorprendí, Está invitada, por supuesto!

Cuando entraron al rancho del Cholo se encontraron sentados en el centro del ambiente, casi debajo de la lamparilla, en los mejores asientos, a dos señores bastante maduros : Don Miguel el farmacéutico e Ignacio de Oliveira, el vecino más original de la zona. Más adentro, apenas en la penumbra del fondo, acodado sobre un tronco que hacía de nervadura en la pared de barro estaba el Chumbo, el famoso Chumbo! Y a un costado sentado al revés en una silla de madera el Dengue, observaba a todos desde su cara flaca.
Publicar un comentario