martes, junio 23, 2009

707. USÁ TU BOLA

Que no era poco. Tantos años llevaban aquellos tipos escuchando el Universo con antenas gigantescas para encontrar señales inteligentes que nunca pasaban de ser cricrí de grillos y que... Pero claro, Rulo no era ni iba a llegar a ser nunca alguien interesado en tales cosas. Para él, los resultados del futbol los fines de semana, la Copa Libertadores y las peleas entre los mafiosos del deporte.

-¿...entenderás, por lo menos, que ha sido un accidente...?

No quedó claro qué era lo que había entendido pero a continuación tontamente se puso a juntar pedazos rotos de platos, como si estuviese interesado en repararlos, o al menos reconstruir las imágenes de golondrinas y oscuros nidos que adornaban muchos de ellos.

-Qué desastre -musitó.

Recién entonces Manuel aterrizó la mirada en la pila de trozos, Por cierto que. había sido un destrozo total y hasta pena daba pensar en tanto trabajo humano  transformado en basura. Aunque mirándolos bien, con ojos de dibujante, no parecían aquellas imágenes, perfectamente delicadas e idénticas, haber nacido al correr de ningún pincel o instrumento parecido, sino más bien logrados por algún sistema de impresion o calco, como las revistas de historietas; aunque éstas tuviesen siempre la delicadeza de dejar a la vista, el brusco movimiento de la mano humana, la expresión y hasta la duda. Aquello era relamido. Perfecto, inhumano. Cosas de la industria a gran escala.
Pero volvió al tema de lo que había anotado en el papel. Esas letras y esos puntos suspensivos que sin duda encerraban en su incompletitud, el secreto de un mensaje posiblemente  irrecuperable. No podía recordar los fugaces aunque intensos olores que se habían sucedido sin dar tiempo a su reconocimiento. Ni siquiera estaba seguro de haber reconocido correctamente a todos. Algunos le había parecido sumamente familiares, pero antes de darse cuenta, ya tenía la mente sumergida en otro, tan intenso y real como para impedir el recuerdo del anterior. Ese, por ejemplo del vino, que venía a meter una v en medio de su propio nombre...¡No! ¡No era olor a vino! ¡Era olor a uva! Ahora sí estaba seguro y tal vez pudiera reconstruir el resto. Porque no era la única v que aparecía.

...NT_MANV_LPO_.......T__TAV_ATV_OLA........F_CA_OR
...NT_MANUeL-PO_.....T__TA-U_A-TU-bOLA.....F_CAdOR
...NTe-mANUeL-PO(dés)...........-T__TA-UsA-TU-bOLA......FiCAdOR

urgeNTE-MANUeL-POr-(favor)-conTesTá-UsÁ-TU-bOLA-(como)-ampliFiCAdOR



Publicar un comentario