domingo, septiembre 14, 2008

597. Desnudez animal

Después las opiniones gotearon una a una con la simple idea de mantenerse firmes y unidos a todo el movimiento continental de las comunas. Gota tras gota, vecino tras vecino, hasta comenzar el chaparrón que se estaba repitiendo simultáneamente en mil lugares intercomunicados por celulares y radios portátiles. Un diluvio atronador que quizá estuviera siendo escuchado en muchos más lugares que los mencionados y que por lo pronto estaba haciendo esconder la cabeza bajo lo tierra a los pusilánimes y hervir fríamente la sangre a los traidores.

Más tarde vinieron los informes de los grupos de trabajo. En un mes se habían terminado doscientas viviendas construidas en barro y otros materiales del entorno. Distintas, personalizadas y hermosas. Se había logrado el auto abastecimiento de frutas y hortalizas. Se había terminado la ampliación que multiplicara por tres la superficie de la policlínica. Se habían adoptado, con mejoras, los nuevos programas de enseñanza primaria, aconsejados por la federación latinoamericana de comunas. Se habían integrado a las curanderas como auxiliares del sistema de salud. Se presentaba el informe final aconsejando la eliminación definitiva del concepto de enfermedad mental... Se había terminado de adaptar el viejo local de Mac Pato a su nueva función de recreo infantil y guardería. Estaba listo para poner a discusión el informe sobre equiparación de la desnudez animal con la humana. -Había sido propuesto por la juventud Tucu Tucu junto con el pedido de que se definiera a la humana como otra especie animal.-

Tarde en la noche comenzaron los bailes, los números artísticos, el festejo nudista en la playa. En todos estuvo el grupo de los Maquis junto con los visitantes que no se terminaban de asombrar de una cosa cuando ya tenían que hacerlo por otra.

¿Cómo era posible que dos mundos tan parecidos fueran al mismo tiempo tan distintos? ¿La razón no sería que hubiese en el patrimonio genético de una y otra población diferencias radicales? Como los chimpanceses con los bonobos. Porque, pensaban que las diferencias culturales no se podrían producir en tan corto tiempo.

-Precisamente -contestó Ernesto- La ciencia creía que las diferencias genéticas eran las que más lentamente se producían, sin embargo, hace dos años este país parecía otro...No creo que se nos hayan cambiado los genes.
-¿Y entonces...?
-Es que por primera vez nos hemos puesto de acuerdo, nada más.




Publicar un comentario