jueves, febrero 16, 2012

870. El Bosco de tu mundo.

             
(continuamos transcribiendo el diálogo por parecernos bastante significativo)

-No me jodas...
-...Y de ese tal Bosco ¿pudiste averiguar mucho... daba para descartarlo como supuesto autor?
-No... El tipo escribe, creo. Se las da de escritor por lo menos... y hasta creo que quiere publicar algo antes de ponerse chocho... ¿Y vos... conocés al Bosco de tu mundo?
-No. Te dije que no creía en esa teoría tuya. Para qué iba a buscarlo? Pero... ¿como llegaste a él? No me acuerdo mucho de esa parte de la historia... Era al principio, no?
-Al principio de esa historia que vos leíste. Yo nací veinte años antes, como vos.
-Está bien,... yo no te veo como un personaje. Pero, por qué pensaste en él precisamente si no estabas al tanto de que las Bolas de Manuel estaban en Internet bajo la firma de un tal Bosco ?
-Lo conocía de cuando una bola me tiró en Guichón para que recogiera algunas cosas de mi abuelo, no te acordás? Era un tipo dominado por el temor de haber hecho una barbaridad al haberse enamorado de algunas ideas bastante fantasiosas que compartía con nuestro abuelo Abelardo. El viejo loco!
- Un genio loco. El de allá también me trepanaba los sesos con sus explicaciones sobre la estructura del Multiverso... Pero nunca le entendí hasta que después de que se muriera, entablé conversaciones con su amigo el farmacéutico. Don Miguel me enseñó muchas cosas de la física, tratando de no escribir fórmulas ni ecuaciones....Otro viejo pintoresco.
-Ves? ... de los tres viejos el menos pintoresco o gracioso es Bosco justamente. Parece tan distante, o asustado... No sé...O tal vez arrepentido...
-¿De qué...? ¿Arrepentido de qué...?
-Si ves? Siempre me quedó esa duda. Como que tal vez se sintiera culpable frente a mi. Parecía querer evitarme, zafarme lo más pronto posible
                                                                                                 


                                                                   votar
Publicar un comentario