martes, septiembre 13, 2016

991.¡ Arraioa arraioa !

_-Sí, que está vivo-- contestó el flaco torciendo la voz como un borracho --cada vez más cascarrabias y rezongón!

Aquello causo gracia a los presentes, es decir a nuestro Manuel y a Analía, quienes de pronto sintieron aumentado interés en lo que escuchaban. Que continuaba casi sin necesidad de hacer preguntas.
El otro Abelardo gozaba de muy buena salud con sus jóvenes 74 años, cantaba y bailaba danzas vascas que había aprendido en su viaje por el sur de Francia, Moncayolle-Larrory-Mendibieu, en los pirineos. Pero justamente ese viaje le había carcomido el cerebro de tal modos que ahora casi se le podría catalogar de racista. Todo lo terminaba refiriendo a su condición de ser algo vasco o no vasco.. Como si no hubiese en el Universo otra cosa que el haber nacido o ser descendiente (como él) de padres vascos, Ninguna otra condición o virtud pero tampoco característica física. intelectual o química o electrónica o cuántica, o lo que sea, porque... ¿Se puede no ser loco y pensar  que los cuchillos vascos cortan rieles de ferrocarril de un sólo golpe o que los vascos son los descendientes directos de los atlantes o que...? Pues de esas cosas era que el abuelo Abelardo Goiticoechea Arroqui hablaba casi todo el tiempo. Cuando se levantaba y tomaba mate sentado en su taburete en la vereda de su casa, cuando preparaba aquellas fritangas vascas rebosantes de calorías y colesteroles... Eso si, para ser vasco, pero vasco de verdad, había que ser vasco del lado francés, porque los vascos españoles no eran vascos de verdad. Demasiado mentirosos y cobardones!
Manuel, al notar que su doble estaba descargando sobre la reunión un cargamento de bronca largamente acumulado quiso poner la nota de humor sutil. --Y no te presta la bola--- le dijo con una sonrisa cómplice insinuada en la cara-

--No... se hace el boludo cuando le pido que me enseñe a manejarla! Empieza con esas palabras supuestamente vascas; arraioa, arraioa, vasco grande! que ha de ser lo único que aprendió, parece, y que no sé si sabe lo que quiere decir.
--Pero vos habrás visto cuando hizo la bola...
--No, tampoco. Se encerraba en el galpón con ese amigo, el viejo Miguel de la farmacia, al que... bueno, yo no sé pero el viejo desapareció de buenas a primera, hace un tiempo y él no quiere ni que le pregunten nada.
--Se habrán peleado...?
--No creo... Para mi que se fue con la bola que hicieron (esta es otra) y... tal vez no supo volver...
Publicar un comentario en la entrada